por Paty Rodríguez

Continuamos con la segunda entrega de esta selección de grandes canciones que vieron la luz a lo largo de la década. Esta vez, se añaden a nuestra lista 10 piezas lanzadas entre el 2013 y el 2015: canciones que sin duda formaron parte del soundtrack de las vidas de millones de fans alrededor del mundo.


2013

  • Daft Punk- “Giorgio by Moroder”

Random Access Memories fue uno de los álbumes más populares del 2013: en todos lados nos pusimos a bailar con los animados ritmos de “Get Lucky” y “Lose Yourself to Dance”, ambas colaboraciones de Pharrell Williams con el dúo francés. Sin embargo, este genial álbum contiene algunas otras joyas musicales realmente memorables que no pueden caer en el olvido. Es el caso de “Giorgio by Moroder”, una fascinante pieza de ensoñaciones instrumentales electrónicas presentadas por el monólogo de un colaborador de lujo: la leyenda ochentera Giorgio Moroder.

En “Giorgio by Moroder”, el músico y productor italiano nos cuenta cómo vivió los inicios de su carrera en los 70, y la forma en que el descubrimiento del sintetizador se convirtió en una verdadera revelación artística, tanto para él mismo como para el sonido de la época. La música que acompaña las palabras del artista son una gran manera de ilustrar la fascinación y la riqueza, a veces subestimada, de los recursos electrónicos en la música.

  • Lorde- Glory and Gore

En 2013 fue lanzado Pure Heroine, el álbum que le mostró al mundo por primera vez el gran talento de la genial artista neozelandeza que en ese entonces no tenía más que 17 años. “Glory and Gore” es, en mi opinión, una de las canciones que mejor sintetizan la esencia y la emoción del álbum en su totalidad.

Aquí, la voz de Lorde canta, inconforme, contra la crueldad y la superficialidad, además de expresar la manera en que escogemos nuestras batallas y el precio de las victorias que peleamos. Los coros y los sintetizadores subliman la intención de la música, y durante los versos, se logra una fuerza emotiva tremenda tan sólo con la voz de Lorde y las percusiones electrónicas.

  • Miley Cyrus- “Wrecking Ball”

Nos encontramos ante una de las canciones más escuchadas de aquel 2013. Es cierto que Miley Cyrus era una figura recurrente en la prensa de chismes y lo que rodeó a “Wrecking Ball” contribuyó a avivar la polémica: el video, las alusiones a Liam Hemsworth, etc. Sin embargo, este himno pop lleva consigo una fuerte carga emocional y una increíble potencia que la convierten en una canción inolvidable. El suave inicio de sintetizadores anticipa la melodía dulce de los versos, que pronto culminarán en un desgarrador coro que le canta a un amor perdido, con un dolor solamente descriptible con las sombrías líneas de la letra.

  • Black Sabbath- “Zeitgeist”

En esta década también salieron a relucir algunas geniales conclusiones creativas de artistas ya grandes y consolidados. Es el caso de esta canción: “Zeitgeist” forma parte de 13, el álbum que cerró con broche de oro la legendaria carrera de los pioneros del metal, Black Sabbath. Esta pieza, cuyo título se traduce como “espíritu de la época”, nos lleva de la mano a través de pasajes acústicos profundos, oscuros y melancólicos. Al escucharla, nos imaginamos navegando a través de la galaxia, cayendo y perdidos: la letra es un verdadero poema que nos traslada a otro tiempo y espacio.


2014

  • Mac DeMarco- Chamber of Reflection

Esta canción forma parte de Salad Days, uno de los álbumes de 2014 más aclamados del artista, y con el cual Mac De Marco se convirtió en una figura indispensable para la música indie. “Chamber of Reflection” es una canción verdaderamente inolvidable gracias su fuerza expresiva, que se hace patente en su manera de materializar el dolor en su sonido, al mismo tiempo en que genera una atmósfera onírica y psicodélica. A lo largo de la canción, brilla un leitmotiv de sintetizador con una ligera disonancia, la cual crea un efecto de fragilidad y melancolía. Lo anterior resulta perfectamente compatible con la letra, un lamento por la soledad que es llevado a la vida de manera impecable por la particular voz de Mac DeMarco.

  • U2- “Cedarwood Road”

Songs of Innocence, el álbum al que pertenece “Cedarwood Road”, fue recibido por una parte con gran entusiasmo, y por otra, con recelo, cuando sus canciones se descargaron automáticamente en los dispositivos Apple con iTunes. Lo cierto es que resulta imposible dejar pasar algunas de las joyas que contiene este disco, y “Cedarwood Road” es una de ellas. En la letra, la voz de Bono canta acerca de su infancia en Dublín y nos transmite la nostalgia y la fuerza de volver a los orígenes y enfrentarse al miedo característico de la inexperiencia, la “inocencia”. La música acompaña perfectamente este mensaje, con el característico sonido de la guitarra de The Edge que transmite una sensación contundente y poderosa.

  •  St. Vincent- “Prince Johnny”

Esta canción forma parte del quinto álbum de St.Vincent, una obra homónima en donde la artista hizo gala de una gran evolución creativa y que le valió múltiples el reconocimiento de la prensa musical como una de las mujeres más talentosas del rock pop alternativo. Con un inicio de percusiones electrónicas, que pronto introducen a emotivos arreglos de sintetizadores junto con la impecable y profunda voz de St. Vincent, “Prince Johnny” se erige como una canción cuya música es tan suave y dulce como fuerte y poderosa. Esto resulta muy acorde con la melancólica temática de la letra, que escala progresivamente de la compasión a la auto compasión sin volverse lastimera en ningún momento.


2015

  • Melanie Martinez- “Soap”

Sin duda, Melanie Martinez es una de las artistas de la década con una de las propuestas musicales y estéticas más interesantes. Su suave y dulce voz la hizo llegar al famoso concurso de talentos The Voice, pero pronto la artista trascendió para convertirse en una figura realmente única al incorporar un concepto de elementos tiernos y perturbadores a canciones pop de calidad indiscutible. Es el caso de “Soap”, una pieza que se apropia de los sintetizadores, efectos de sonido, ensambles digitales de cuerdas y todo tipo de recursos electrónicos para generar una atmósfera casi fantasiosa para enmarcar una melodía e intención dolorosas, profundamente emotivas.

  • The Neighborhood- “Prey”

Esta canción forma parte Wiped Out!, el tercer álbum de estudio de The Neighborhood, una de las bandas más populares y reconocidas de rock/pop alternativo y cuya carrera musical vio la luz precisamente en esta década. “Prey” es una canción cuya música resulta verdaderamente agradable y hasta alegre, en contraste con la temática de la letra: inseguridad, incertidumbre, la construcción sobre el juego semántico y fónico de “rezar” y “presa” en inglés (“Pray” y “Prey”). La introducción musical parece sugerir esta relativa oscuridad característica de “Prey”, pero pronto, es un sencillo e ingenioso riff de guitarra eléctrica el que cobra protagonismo, convirtiéndose en uno de los elementos más fuertes de la canción.

  • David Gilmour- “And Then…”

Nuevamente, nos encontramos ante una creación de un guitarrista consolidado, ya de otro tiempo que, sin embargo, conserva una vigencia impresionante a nivel técnico y musical. Se trata de David Gilmour, quien en 2015 lanzó su último material solista de larga duración Rattle That Lock. “And Then…” es una manera brillante de concluir el disco, pues a lo largo de 4 minutos y medio logra capturar lo que siempre ha hecho especial al expresivo estilo de Gilmour: un tempo calmado, el genial manejo de los pedales, pasajes profundamente emocionantes y melodías que en su sencillez logran generar un gran impacto en el escucha.

Sigue la playlist actualizada a continuación:

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *