Pennywise ataca de nuevo

Calificación 3.8 de 5

El director Andy Muschietti consiguió hacer una cinta efectiva, terrorífica y agradable, al enforcarse  en una historia que por momentos nos recuerda a películas como Los goonies y Cuenta conmigo, así como de la serie Stranger Things. La historia tiene su dosis de terror con guiños típicos del género, pero al mismo tiempo consigue ser conmovedora. La nueva versión de Eso, con Billy Skarsgrd como el escalofriante payaso Pennywise, es una cinta capaz de abarcar a varias audiencias que no necesariamente gustan de las cintas de este género, aunque los fans más clavados de seguro podrían encontrarla un poco decepcionante.

La historia comienza con la muerte del pequeño Georgie, quien juega con un barquito de papel durante una tarde lluviosa. El barco navega calle abajo sobre el riachuelo de agua de lluvia que corre por el camino. El barco commienza a ir más rápido, Georgie se apresuta pero tropieza durante su persecusión, y al final, su barquito de papel cae dentro de una coladera. Es ahí donde Georgie se encuentra con Pennywise, quien le arranca el brazo antes de llevarlo con él a una muerte segura.

Poco tiempo después, Billy el tartamudo (Jaeden Lieberher), hermano de Georgie, busca la manera de encontrar a su hermano, mientras todos los adultos han perdido la esperanza. En su búsqueda, Billy es acompañado por Richie (Finn Wolfhard), el bufón del grupo; el enfermizo Eddi (Jack Dylan Grazer); Stanley (Wyatt Oleff); Ben (Jeremy Ray Taylor), el niño nuevo, nerd y pasado de peso; Beverly (Sophia Lillis), una chica independiente y poco convencional, y posteriormente un chico de color, Mike (Chosen Jacobs), quien tiene una relación complicada con el pueblo.

Billy consigue que todos se unan a su causa, pero hay que mencionar que ayuda que a todos sus amigos se les haya aparecido el payaso que mató a Georgie, una entidad maligna que se alimenta del miedo de los niños.

Pero Eso (así le dicen al payaso), no es lo único a lo que los niños deben enfrentar: también tiene que lidiar con un psicópata llamado Henry (Nicholas Hamilton) y a sus amigos, quienes se encuentran acosándolos todo el tiempo. Y por último, a los adultos, quienes son un cero a la izquierda y que a veces parecen igual de terroríficos que el payaso al que deben derrotar.

En sus faceta de terror, Eso está construida principalmente a base de “momentos de susto” (bu momentos), en su mayoría bastante efectivos, no tanto por su sorpresa sino por el mood que el director logra construir y por supuesto, gracias a la imagen terrorífica del payaso interpretado por Skarsgard. Y en su faceta de drama y aventura, se nutre de las carencias emocionales de los niños.

A diferencia de la mini serie de los 90, Eso se enfoca sólo en la historia de los niños y no cuenta nada de su vida adulta, lo cual nos prepara para una segunda parte que esperemos sea mejor que la versión anterior.

Eso cuenta con algunas inconsistencias relacionadas al “poder de aparición del payaso”, de pronto no queda claro dónde está sus límites, de pronto no se sabe si no los puede matar porque no hay límites en su poder o porque no tienen el suficiente miedo encima como para que Pennywise decida atacar. Sin embargo, como otros puntos de la historia son concisos, la historia no termina cayéndose.

Eso es una muy buena cinta de entretenimiento, con una mezcla adecuada entre drama y terror y grandes actuaciones.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *