,

The Haunting of Hill House: Reseña

por Fausto Ponce

Una de las mejores series de terror que se han hecho es, sin duda, The Haunting of Hill House una historia  creada por el cineasta Mike Flanagan, con base en la novela homónima de 1959, escrita por Shirley Jackson. La historia posee un balance perfecto entre un drama familiar y la típica historia de una casa embrujada. Lo sobrenatural se mezcla con las proyecciones psicológicas de los personajes y entre ambos se establece una especie de diálogo que contribuye a elevar la tensión, el desconcierto y, por consecuencia, el miedo…

La serie gira en torno a la familia Crain, específicamente en dos momentos de su historia: cuando habitaban la despiadada casa embrujada (la mansión Hill), y 26 años después de haber vivido esa experiencia.

Todos en la familia viven traumados con los días que pasaron en la casona ya que fueron atormentados por diversos fenómenos paranormales. Además, tanto el padre como sus cinco hijos, vieron cómo la madre iba perdiendo la razón.

Los Crain vivieron estos fenómenos entre el escepticismo y la negación, de hecho, 26 años después lo siguen haciendo, sin embargo, los fantasmas del pasado regresarán para saldar algunos asuntos pendientes.

La familia está conformada por Hugh (Timothy Hutton, y de joven, Henry Thomas), el padre; Olivia (Carla Gugino), la madre; Steve  (Michiel Huisman, y de joven, Paxton Singleton); el hermano mayor;  Shirley (Elizabeth Reaser, y de joven Lulu Wilson); la hermana de en medio, Theo (Kate Siegel, y de joven Mckenna Grace); y los más pequeños, los gemelos Luke (Oliver Jackson-Cohen, y de niño Julian Hilliard) y Nell (Victoria Pedretti, y de joven (Violet McGraw).

Hugh y Olivia se dedican a comprar propiedades para mejorarlas y posteriormente venderlas a un precio mayor; el padre es quien arregla todo mientras que la madre hace el diseño.

Steve, el hijo mayor, tiene alrededor de 12 años cuando la familia llega a vivir a la casa. Es el más escéptico de todos con respecto a los fantasmas y está convencido de que son proyecciones de la mente, pero los sucesos ocurridos en la casa le han dejado una herdida que no sana. Cuando crece, se convierte en escritor y su primer éxito es una recopilación de historias paranormales, incluída su experiencia en Hill House, lo que genera una gran polémica en la familia pues sienten que está lucrando con su dolor.

Por su parte, Shirley decidió que la forma de superar su pasado era poner una funeraria, en donde no sólo hace los arreglos funerarios correspondientes, sino que además es ella quien embalsama y maquilla a los muertos para dejarlos más que presebtables. Shirley está casada y tiene dos hijos, un niño y una niña.

Theo creció para convertirse en terapeuta infantil, pero resulta que es emocionalmente inestable; por su cama han pasado diversas mujeres a quienes les pone una enorme barrera. Luke —quien junto con su hermana  gemela, Nell, son los únicos que aceptan el avistamiento de fantasmas—, se ha convertido en un drogadicto, mientras que de Nell sólo sabemos que está casada y que ha batallado mucho para tener una buena salud mental.

Un fantasma del pasado regresará para destapar los miedos y tormentos de los Crain, quienes no tendrán más remedio que enfrentar el horror de Hill House. La historia oscila entre el pasado y el presente.

La serie utiliza la incertidumbre y una que otra aparición monstruosa para inquietarnos, pero más allá de los sobresaltos que nos pueda provocar, el fuerte de la historia es el terror psicológico que viven los personajes, quienes se encuentran al borde de la locura y del abismo gracias al dolor que han experimentado; el tormento aumenta conforme los Crain siguen negando sus fantasmas.

The Haunting of Hill House es una serie inquietante que mantiene la tensión y el horror de principio a fin. No sabemos por dónde atacarán los fantasmas, a veces ni si quiera estamos seguros si existen realmente… ¿Es la casa la que está embrujada? ¿Los Crain están locos? O… ¿de verdad existe una entidad oscura capaz de matar la felicidad y existencia de los protagonistas?

Las respuestas sólo llegan hasta el final… y son sanadoras y sencillas, y esto último es uno de los puntos más importantes para la consistencia de la serie: nunca trata de sobre explicar los fenómenos paranormales, un error que comenten muchas películas de terror, las cuales tratan dar explicación racional a lo paranormal para poder darle sentido. En The Haunting of Hill House no es necesario, ese mundo está ahí pero rebasa la lógica común; ese mundo tiene sus propias reglas, sus propias motivaciones, y es importante reconocerlas para poder escapar, de lo contrario quedaremos atrapados en Hill House junto con todos sus fantasmas.

 

 

 

3 replies
  1. Marvella Narvaez
    Marvella Narvaez says:

    Excelente reseña, así mismo la percibí, era como una pequeña película de terror cada capitulo, no me enganchaba con una serie del genero desde AHS

    Responder
  2. Miguel
    Miguel says:

    Hola, yo no entendí el final. No crees que se cae al final como la mayoria de las series de firma Netflix? Pero me gusto tanto que la vi en dos días. Siento que por el desarrollo de la serie se merecia un mejor final. Saludos

    Responder
  3. Maria Gonzalez
    Maria Gonzalez says:

    Muy buena reseña. Me encanta la serie, voy a la mitad. Me gusta por que hay mucho de terror psicológico y algo de sustos. Otra cosa que en lo particular me gusta, es que salta en el tiempo, esta característica hace que me engrane y no quiera dejar de verla. Saludos

    Responder

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *