por Paty Rodríguez

Después de una prolongada espera, finalmente está disponible el nuevo disco de sir Paul McCartney, Egypt Station, tanto en formato físico como digital. Quizá los adelantos previos al lanzamiento no fueron muy prometedores, sin embargo, era necesario escuchar el disco completo para darnos cuenta de que Egypt Station es un álbum que vale la pena escuchar.

El disco abre con “Opening Station”, una pieza instrumental que comienza con sonidos que recuerdan precisamente a alguna estación de tren, los cuales poco a poco se desvanecen para dar lugar a un sintetizador melancólico que sirve como puente para la segunda canción del álbum, “I Don’t Know”, una de las canciones que Paul McCartney había dado a conocer en meses anteriores como adelanto previo del álbum.

“I Don’t Know” resulta cautivadora y melancólica, con un piano que toma bastante protagonismo acompañando la voz de McCartney; nos recuerda un poco a las baladas de la última etapa de los Beatles, y es probablemente una de las mejores piezas del disco.

Después de este inicio tranquilo, el ritmo del álbum comienza a animarse con “Come On To Me”, otra rola que ya habíamos escuchado en los adelantos: una guitarra eléctrica a la que se suma una percusión básica de bombo y tarola, una letra entusiasta con versos y coros pegajosos.

Al terminar la canción anterior, la animosidad cede su lugar nuevamente a otra balada, “Happy with You”, cuya música se sostiene en gran medida por una guitarra acústica cuyas figuras se van replicando entre sí, y acompañan una letra romántica plasmada en una melodía tranquila que se resuelve repetidamente en un dulce: “happy with you”.

El beat animado se retoma con las siguientes dos canciones: “Who Cares” y “Fuh You”. La primera tiene tintes de rock and roll en su melodía, en sus guitarras eléctricas distorsionadas y en un mensaje de rebeldía y desparpajo. “Fuh You”, por su parte, dada a conocer hace pocas semanas, contrasta con la canción anterior ya que es motivadora, alegre y mucho más inclinada al pop.

El viaje continúa con “Confidant”, con tendencia al folk y base de pura guitarra acústica, la cual brilla en todo momento;continúa “People Want Peace”, cuya progresión de notas en el teclado inicial le otorga una de sus mejores cualidades.

Después comienza probablemente la canción más hermosa del disco, “Hand in Hand”, otra balada pianística con letra romántica, melodía sencilla pero encantadora, y con un pasaje de flauta que termina de adornar la música.

Sigue “Dominoes”, otra gran pieza inclinada al folk (y un poco al rock) donde la guitarra acústica es protagonista, para dar lugar posteriormente a “Back To Brazil”, un tema completamente inesperado y cuya estética rompe esquemas dentro de Egypt Station, un álbum que de por sí ya es multifacético.

“Back To Brazil” posee un tempo completamente distinto, voces de sintetizador diferentes a las que habíamos escuchado hasta ahora y pasajes instrumentales con coros masculinos y femeninos.Todo lo anterior la convierte en una de las canciones más destacadas dentro del disco.

Continúa “Do it Now”, una balada dulce con reminiscencias de aquellas canciones tranquilas y románticas de los 60; y después, cambiando totalmente de ritmo, empieza “Caesar Rock”, mucho más energética, con tendencias al art rock y una riqueza de instrumentos que pueden ser apreciados escuchando la canción en estéreo.

Cada vez más cerca del final, “Despite Repeated Warnings” es otra gran canción: Con una duración mayor a los 6 minutos y coqueteando un poco con el rock progresivo, este tema tiene distintas fases bien diferenciadas entre sí, en una evolución a veces inesperada donde cambian bastante el ritmo y la melodía, volviendo la pieza mucho más rica y compleja.

Al terminar, “Station II” se presenta como un puente instrumental (como el de la introducción) para dar lugar a la última canción, “Hunt You Down/ Naked/ C-Link”, que como su nombre indica, está dividida en 3: primero es una pieza rockera de guitarras eléctricas, que después evoluciona convirtiéndose en una suerte de power ballad y, finalmente cierra con broche de oro con una guitarra eléctrica que “canta en un solo” acompañado de unos arreglos de cuerdas.

En lo que se anuncian más fechas de la gira para promocionar el nuevo material, los admiradores del ex-Beatle ya tenemos música con la cual anticiparnos a un posible próximo concierto.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *