, ,

Sueño en otro idioma: reseña

por Miguel Mora

Un idioma se extingue cuando muere la última persona que lo hablaba como lengua materna.

Los idiomas son como las especies, cuando se extinguen el daño es irreparable. Por eso en el momento en que un lenguaje muere, una parte de humanidad desaparece con él. Los personajes que dominan esa lengua se llevan a la tumba sus pensamientos, una visión única del mundo, su cosmogonía, sus sentimientos más intensos y sus secretos, así sucede en Sueño en otro idioma (México, Holanda, 2017) .

Situada en la región de los Tuxtlas, al sur de Veracruz, Ernesto Contreras nos cuenta la historia de Martín (Fernando Álvarez Rebeil), un joven lingüista que se adentra en la selva para rescatar el Zikril, un idioma agonizante.

Aunque este lenguaje no existe porque fue creado específicamente para la película, es perfecto para representar  la trama de la historia y  la fatalidad de la desaparición de los dialectos milenarios.

La genialidad del argumento de esta película radica en su sencillez. Carlos Contreras, el guionista, junto con su hermano Ernesto, el director, aciertan en juntar el drama personal de los dos últimos hablantes del Zikril, Evaristo (Eligio Meléndez) e Isauro (José Molina), con el trágico riesgo de la  extinción de un idioma colmado de significados mágicos.

La trama es compleja porque estos dos  personajes no han hablado en medio siglo a pesar de haber sido buenos amigos en el pasado. Los rencores y reclamos los separan y tienen que ver con una historia de amor entrelazada que en realidad nunca terminó. Es por eso que Martín le pide ayuda a Lluvia (Fátima Molina) para convencer  a su abuelo Evaristo de que se reúna con Isauro para grabarlos. Pero el resentimiento y los miedos del anciano impiden la reconciliación.

El desempeño del elenco es destacado, gracias a una dirección limpia y sin pretensiones. Son notables las participaciones de Juan Pablo de Santiago y Hoze Meléndez.

Otro elemento importante es el tratamiento fotográfico de la niebla y la lluvia en un escenario tan exuberante como puede ser la selva. Tonatiuh Martínez, el cinefotógrafo, realiza una labor complicada al registrar el entorno, convirtiéndolo en una pieza más a favor de la historia.

Sueño en otro idioma es una película importante para nuestros tiempos, que va del realismo mágico al  naturalismo eficiente y viaja en la frontera del misticismo propio de las culturas indígenas mexicanas. La cinta tiene implicaciones éticas y morales que quedan impregnadas en la piel del espectador y que invitan a la reflexión mucho tiempo después de haberla visto.

La cinta ya ha ganado varios premios en festivales internacionales y tiene varias nominaciones para el Ariel entre las que se cuenta Mejor guión original y Mejor película.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *