por José Noé Mercado

Nosotros, (Us, 2019) es el segundo largometraje de Jordan Peele, ganador en 2018 del Oscar a Mejor Guión Original y nominado a Mejor Película y Mejor Director por Get Out (Huye, 2017), asunto no despreciable para tratarse no sólo de un debut, sino de una cinta de terror.

Igualmente con guión, producción y dirección de Peele, Nosotros se coloca como una de las películas más enigmáticas en la cartelera de 2019 y, en automático, también como una de las referencias del género de terror de los últimos años.

Se trata de una historia de autor, que no busca el miedo del espectador o el salto de la butaca por efectismos superficiales, sino a través de la alegoría sórdida, detallada y hasta humorística de la sociedad contemporánea y sus condicionamientos más arraigados que admiten y casi reclaman su interpretación. Aunque ese proceso erice la piel.

La cinta inicia en un parque de diversiones ubicado en la playa de Santa Cruz, California, en 1986. La pequeña Adelaide Wilson disfruta al lado de sus padres de diversos juegos, hasta que se extravía en una suerte de casa del horror en el que se encuentran varios espejos distorsionadores. En uno de ellos, la niña descubre, en una escena con atmósfera pavorosa, a otra chica que tiene su misma apariencia. Adelaide pierde el sentido y el espectador tardará en saber qué ocurrió inmediatamente después.

En la actualidad, Adelaide (Lupita Nyong’o), su esposo Gabe (Winston Duke) y sus hijos Zora (Shahadi Wright Joseph) y Jason (Evan Alex) regresan muy cerca de Santa Cruz para pasar unos días de diversión y descanso que terminan en la playa. Adelaide se siente intranquila, temerosa, de volver al mismo lugar donde ocurrió aquel episodio traumático de 1986.

Los miedos de Adelaide se cristalizan una noche en la que cuatro personas con overol rojo invaden su casa y, sobre todo, cuando descubre que se trata de una familia idéntica, o casi, a la suya. Hasta ese punto puede hablarse sin incurrir en spoilers que estropeen la propuesta del autor.

Planeada con diversas parábolas y metáforas que provocan numerosos giros de tuerca que no temen rebasar los límites del realismo con el que inicia, salpicada de innumerables guiños a la cultura pop y con un puñado de símbolos que generan desconcierto y desazón, Nosotros nos encuentra con la figura aterradora del doppelgänger, el doble de un ser vivo o su posible bilocación.

Se configura así una trama que resiste hasta el final para mostrar la verdadera conexión y el sentido entre todo lo que se ha visto en la pantalla y parece sólo absurdo y acumulación de convenciones de distintos subgéneros narrativos, eso sí con un genial y envolvente soundtrack —que abre con un escalofriante Anthem de Michael Abels en el que las voces infantiles parecen encaminarse a una misión diabólica (los niños infernales siempre abonan a lo impredecible) o que incluye piezas de parodia o de punzante contenido racial o social como Fuck tha Police de N.W.A.— y un admirable sentido estético de la puesta en escena, pero igual con cualquier cantidad de interrogantes y desconciertos que conducen el contenido de la cinta por el thriller, la comedia negra o el slasher.

No sin una destacada dirección de actores, entre quienes brilla la actriz mexicana-kenyana Lupita Nyong’o en el mejor papel de su carrera hasta este momento, Jordan Peele se reafirma como un cineasta arriesgado, pensante y divertido a la vez, que refresca el formato audiovisual del miedo y replantea varios significados de nuestra convivencia social hasta descubrirnos ese terror casi insoportable de conciencia en la que asumimos, quiérase o no, que atentar contra los demás es dañarnos irremediablemente a nosotros mismos hasta el borde de la extinción.

Con sentido político, humanista, incluso existencial y filosófico, el cine de terror de Pelee y el comentario social que despierta se perfila como una referencia del género y en este caso nos lleva a concluir que nunca antes tuvo mayor sentido y poder de estremecimiento esa frase que asegura que “no eres tú, soy yo”.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *