,

Un recap de This is Us: primera temporada

This Is Us es una comedia dramática de la NBC creada por Dan Fogeiman (Crazy Stupid LoveTangled) que cuenta la historia de la familia Pearson.

Y, si ya viste las dos primeras temporadas, sabes perfectamente cuán adictivo y entrañable es este producto audiovisual diseñado para hacernos reír y llorar, llorar, llorar.

Así que, después del mar de lágrimas de la temporada 2, ya estamos listos para que mañana, 25 de septiembre, aparezcan nuevamente en nuestras pantallas los Pearson.  Pero antes, un recap:

¡¡¡¡¡¡SPOILER ALERT!!!!!!

Si no has visto las primeras dos temporadas, hazlo ahora porque te vamos a contar todos los secretos de la familia Pearson.

La serie inicia con cuatro personajes cumpliendo 36 años el mismo día: Jack Pearson (Milo Ventigmilia) y sus hijos trillizos.

A través de una narrativa milimétricamente estructurada, los creadores nos llevan hacia adelante y hacia atrás en el tiempo: de la vida adulta de Kate, Kevin y Randall (2016), al momento de su nacimiento cuando su padre también estaba cumpliendo 36 años (1980).

De esta forma, vemos a un trío de adultos jóvenes lidiando con un sinnúmero de traumas, al tiempo que nos enamoramos de la pareja entrañable que hacían sus padres de jóvenes: Rebecca (Mandy Moore) y Jack, quienes se esfuerzan por ser los mejores padres del mundo pero que, como todos, fallan irremediablemente (por supuesto, elevado a la triple potencia).

Poco a poco, se van revelando ante nuestros ojos los porqués del sobrepeso extremo de Kate (Chrissy Metz); el egocentrismo destructivo de Kevin (Justin Hartley), y los intensos ataques de ansiedad que sufre Randall.

Kevin nos muestra sus frustaciones como el afamado protagonista de una ridícula serie televisiva llamada The Manny en la que interpreta a un niñero que siempre anda sin camiseta mostrando su torso escultural. Kevin entra en crisis y le llama a la única persona que ha estado junto a él desde antes de nacer: su hermana Kate.

Kate asiste a un grupo de ayuda para bajar de peso donde conoce a un tipo adorable llamado Toby (Chris Sullivan) quien parece sentirse atraído por ella, pero Kevin y su extrema dependencia hacia su hermana arruina, por un momento, lo que se vislumbraba como una posible cita.

Mientras tanto, Randall —quien a pesar de ser parte de los trillizos, es afroamericano— toca a la puerta de William, su padre biológico (Ron Cephas Jones), quien lo abandonó afuera de una estación de bomberos cuando nació.

Los bomberos encuentran al pequeño y lo llevan al hospital donde Jack y Rebecca acaban de convertirse en padres, pero uno de los tres pequeños muere en el parto y Jack decide adoptar al pequeño huérfano para criarlo como si fuera uno de sus trillizos.

Randall lleva a William a vivir a su casa con su esposa y sus dos hijas. Pero a Beth (Susan Kelechi Watson), la esposa de Randall, no le encanta la idea. Eventualmente, nos enteramos de que William trató de ponerse en contacto con Randall cuando era pequeño, pero Rebecca se negó rotundamente y eso ocasiona que Randall, a pesar de amarla con todo el corazón, esté furioso con ella.

En la época actual, Rebecca está casada con Miguel (Jon Huertas), quien en el pasado fuera el mejor amigo de Jack, pero de Jack no sabemos nada.

Después de pasar unos días en casa de Randall, William suelta la fuerte noticia de que tiene cáncer terminal y esto le compra la simpatía de Beth, fortaleciendo aún más su relación con Randall y sus hijas.

En el pasado, Kate, Kevin y Randall ya tienen 10 años y una personalidad definida con una problemática individual que se intensificará en el futuro: los Pearson visitan una alberca comunitaria en un día de verano. Todos inician la aventura ilusionados, pero los problemas comienzan cuando unas niñas se burlan de la apariencia de Kate, a lo cual Jack sale al rescate; Randall desaparece de la vista de Rebecca y ésta se pone como loca cuando ve que está jugando con otros chicos afroamericanos sin avisarle, pero por primera vez, gracias a la mamá de uno de los chicos negros, Rebecca entiende cómo manejar ciertas situaciones con Randall, y Kevin casi se ahoga cuando trata de llamar la atención de sus padres al querer atravesar la alberca brincando, pero sus padres están muy ocupados con sus hermanos y nadie se da cuenta.

Es importante que sepas que los Pearson son súper fanáticos del futbol americano, de hecho, los trillizos fueron concebidos la noche del Super Bowl XIV en el baño de un bar en el que Jack y Rebecca estaban viendo a los Steelers jugar.

Esta tradición es heredada por los chicos, pero la más obsesionada con ello en el presente es Kate, quien acostumbra ver el Super Bowl sola, acompañada de las cenizas de su padre, quien —ahora lo sabemos— ha muerto, pero aún no sabemos cómo, cuándo o por qué.

Toby, el pretendiente de Kate, trata de pasar el Super Bowl con ella, pero todo sale mal debido a que el mayor trauma de Kate —y de toda la familia— es la muerte de Jack.

Kevin, en un arranque de desesperación, combinado con crisis de la edad, decide renunciar a la serie de televisión y audiciona para una obra de teatro en Nueva York. La audición sale terrible, pero los productores ven una oportunidad de negocio debido a la fama de Kevin y lo contratan. Pero Olivia, su co-protagonista, por quien él se siente muy atraído, lo ningunea.

Aunque Kevin y Kate hablan mucho y Kate y Randall también, vemos que entre Randall y Kevin existe un evidente distanciamiento. Kevin se entera de que Randall no ha visto ni un solo capítulo de The Manny y los dos hermanos se enganchan en una pelea en la que Kevin argumenta que Randall siempre fue el preferido de Rebecca, pero el panorama se aclara como el agua cuando nos presentan a Kevin y Randall de 17 años en una pugna constante en la que a pesar de que Randall trata de que su hermano lo quiera, éste lo desprecia, haciendo su vida adolescente miserable. La tensión escala hasta estallar en un partido de futbol americano estudiantil en el que los chicos terminan a golpes.

Los Pearson tienen una cabaña del bosque a la que iban cuando eran niños y donde pasaron, quizá, los mejores momentos en familia, pero Rebecca está planeando venderla, por lo que para Día de Gracias, Kate organiza ir con sus hermanos para pasar unos momentos recordando el pasado, pero Kevin aparece con Olivia, el ex-novio de ésta, Asher, y la guionista de su nueva obra de teatro, Sloane.

Asher lleva un smoothie de hongos alucinógenos del cual Randall bebe accidentalmente y emprende un viaje alucinante en el que habla con su padre. Entre una alucinación y otra, Jack convence a Randall para que perdone a Rebecca por haberle mentido sobre William todos estos años.

Kevin se entera de que Olivia y Asher eran pareja y se da cuenta de que aún tienen algo, entonces los corre de la cabaña y termina en la cama con Sloane. Sloane, a quien genuinamente le gusta Kevin, lo invita a pasar Hanukkah con su familia y Kevin la convence de producir la obra que estaban haciendo juntos.

Y, hablando de fuertes declaraciones, William le confiesa a Randall que es bisexual.

Toby reaparece en Nochebuena, cayendo de sorpresa para recuperar a Kate, ella lo acepta, pero después de la cena, Toby colapsa debido a un ataque cardiaco que lo lleva a una cirugía y ante el evento traumático, deciden comprometerse para casarse.

Olivia, quien se siente desplazada por Sloane, pide a Kevin que decida con cuál de las dos quiere quedarse y Kevin, sabiamente, se decide por Sloane, pero minutos después lo echa todo a perder. Entonces, nos enteramos de que en el pasado Kevin estaba casado con el amor de su infancia y adolescencia, Sophie (Alexandra Breckenridge), y tiene la brillante idea de presentarse ante ella para retomar la relación.

A William se le acaba el tiempo. Randall vive muy conflictuado porque no sabe cómo va a  lidiar con la pérdida de otro padre.

Mientras tanto, en el pasado, vemos que Rebecca quiere retomar su carrera como cantante. Jack accede a que Rebecca se vaya de gira, pero cuando se entera de que Rebecca solía salir con Ben, uno de los miembros de la banda, enloquece y toma su primer trago en años.

En la noche de estreno de la obra de Kevin, Randall entra en una terrible crisis nerviosa en la que queda temporalmente ciego y a la única persona que atina a llamar es a  Kevin, quien abandona el estreno de su obra de teatro para ir al rescate de su hermano.

Después de que Randall es dado de alta del hospital, se va de viaje con William, quien lo lleva a Memphis, su pueblo natal, donde Randall conoce más a fondo el sensible artista que fue William en su juventud y, después de unos días inolvidables, William muere.

Finalmente, Randall perdona a Rebecca y decide renunciar a su trabajo; a Kevin parece cambiarle la suerte cuando le ofrecen un papel en una película, y Kate decide abrirse con Toby sobre la muerte de su padre de la cual no quería hablar porque cree que ella tuvo la culpa.

De regreso al pasado, Rebecca está por presentarse con la banda en un bar, entonces, Kate de 17 años le cuenta a Jack dónde está Rebecca y éste, completamente borracho, se lanza manejando hasta donde está su mujer.  Llega al bar, bebe un poco más y entabla una pelea con Ben. Rebecca se da cuenta y deja su presentación para llevar a su marido borracho de regreso hasta su casa.

A la mañana siguiente, Rebecca pide a Jack que se vaya a vivir por un tiempo a casa de Miguel.

En el presente, Kate y Toby regresan a Los Angeles. Kate decide que quiere iniciar una carrera como cantante y Randall le dice a Beth que quiere adoptar un bebé.

FIN DE LA TEMPORADA UNO DE THIS IS US. 

Ahora checa el recap de la Segunda Temporada.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *