por Diana Rosas

Día de muertos de Carlos Gutiérrez Medrano (México, 2019) es una cinta que deja mucho que desear debido a los enormes huecos que presenta su trama, y al mismo tiempo es incapaz de retratar de manera convincente el significado que tiene está fecha para los mexicanos.

El film nos remonta a principios del siglo XX en dónde Salma (Fernanda Castillo), una niña huérfana, sueña con conocer a sus padres, por lo que anhela construir una ofrenda para poderlos ver. Desgraciadamente, su nana (una representación de la actriz Sara García) se lo tiene prohibido por razones que conoceremos más adelante.

Al crecer, ella realiza una ardua investigación para conocer su origen y se da cuenta que tiene que encontrar la última pista en una isla que rodea su pueblo, así que, junto a Jorge (Alan Estrada) y Pedro (Memo Aponte), se lanzan a la aventura.

Aquí empiezan los problemas en la película pues la historia se divide en dos líneas narrativas que no vuelven a converger hasta la parte final, lo cual le resta fuerza a la historia. Por un lado tenemos la odisea de Jorge y Pedro en el inframundo mientras que, por otro lado, Salma enfrenta las consecuencias que han traído sus descubrimientos.

La historia se va convirtiendo en algo sumamente rebuscado que abusa del recurso de la fantasía, lo cual corta con la suspensión de incredulidad del espectador: la trama pasa de ser lógica a absurda.

Otra de las fallas del guión radica en el uso desmedido de los chistes ya que, en escenas que parecían tener trascendencia, hace que se pierda la poca seriedad que existía y sacan al espectador de la ficción. Los chistes se sienten forzados.

Uno de los pocos aciertos de la cinta radica la intención del uso del náhuatl, lengua que Salma debe utilizar ya que encuentra un libro mágico que la ayudará con sus propósitos. Los productores Estefani Gaona y Roberto Gómez, así como el director mencionaron a los medios que la idea era retratar las raíces mexicanas.  Sin embargo, para fines de la historia, la utilización de dicho lenguaje está mal empleada y lo único que provoca es que se pierda el hilo de la historia.

Con todo y lo anterior, es probable que la película Día de muertos guste a los pequeños de la familia, sin embargo a los adultos les dejará un mal sabor de boca, ya que es difícil conectar con la trama o sentirse identificado con alguno de los personajes; tampoco mueve emociones y son contadas las veces que hace reír al público.

La poca calidad que esta cinta exhibe en su trama hace ver mal y de manera superficial, el significado que tiene está celebración en el país.

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *