por Montserrat Pérez Bonfil

Hay objetos hermosos  de la antigüedad que cuando son retomados por las manos correctas, llegan hasta nuestros días para marcarnos. Tal es el caso de Los tapices del unicornio (1495-1505), una bellísima serie de tapices del medioevo tardío que inspiró la cinta ochentera El último unicornio (1982, Alemania y EUA).

Jules Bass y Arthur Rankin Jr., directores y productores de El último unicornio, crearon una de las cintas que más me fascinaban de pequeña, basándose en la novela homónima de Peter S. Beagle y en la serie de tapices medievales del unicornio, mejor conocida como La caza del unicornio.

En los siglos XV y XVI, los mejores tapices europeos provenían de la región belga de Flandes, y los mayores centros de tejido se hallaban en Bruselas, donde se producían hermosos tapices que adornarían las paredes de los más suntuosos palacios a lo largo y ancho de Europa.

Los tapices proveían aislamiento de las frías paredes de piedra de los castillos además de ser lujosos adornos en las recepciones reales, iglesias y edificios pertenecientes a gente que quería mostrar su riqueza al mundo. Además, al ser portátiles, los aristócratas viajaban con ellos cuando se mudaban de residencia.

En la actualidad, son invaluables, pero en la época su valor dependía de varios factores: el tamaño de la pieza o piezas, la cantidad de artistas involucrados y los materiales de confección. Uno de los materiales principales para este tipo de trabajo era la lana, pero no exclusivamente, el tejido era embellecido frecuentemente con seda teñida de brillantes colores y se entretejían con hilos de oro y plata para que las escenas brillaran a la luz de las velas.

Pero así como estos hilos de plata y oro eran una de las razones de la majestuosa belleza de los tapices, también fue la razón que acabó con ellos: resulta que con las invasiones y las guerras, la gente quemaba los tapices para recuperar los metales preciosos y por eso muy pocos sobrevivieron; de haber sobrevivido como las pinturas, la tapicería sería un tema mucho más importante dentro de la Historia del Arte.

De la serie del unicornio, sólo siete tapetes sobrevivieron al paso del tiempo, pero son suficientes para seguir la historia:

Los cazadores entran al bosque

Durante la Edad Media, el unicornio era famoso por las propiedades curativas de su cuerno y porque era supuestamente invencible. Existe una leyenda que cuenta que el cuerno del unicornio puede neutralizar el veneno. La creencia en las maravillosas cualidades del cuerno del animal mítico provocó que, durante el siglo XII, se asesinara un gran número de narvales macho para quitarles el cuerno y venderlos como si fueran de unicornio.

Al principio de El último unicornio, vemos una escena como ésta: unos cazadores medievales entran a un bosque en busca de presas, pero uno de ellos, anciano y sabio, se da cuenta de que en ese bosque nunca logrará cazar nada porque ahí vive un unicornio que protege a todas las criaturas y mantiene la vegetación refulgente, incluso durante el invierno. Entonces dice: “aquí vive el último unicornio” y salen del bosque como vinieron, pero el unicornio emprende una aventura para encontrar al resto de los unicornios.

Unicornio en la fuente

Aquí vemos cómo el unicornio se hinca ante una hermosa fuente. En la escena también se aprecian  otras especies de animales exóticos como el león o el simio y de origen europeo como el siervo. En la parte de atrás, vemos a los cazadores contemplando a su presa. La flora y la fauna juegan un rol significativo en esta escena, por ejemplo, vemos algunas plantas que se recetaban como antídoto para el envenenamiento durante la Edad Media como la salvia, la caléndula y la naranja. Mientras el unicornio purifica el agua del arroyo con su cuerno.

Esta escena es la que usaron Bass y Rankin para los créditos de entrada de El último unicornio, modificando algunas cosas, pero el estilo, los colores y los temas se extienden a lo largo de toda la cinta.

El unicornio es atacado

Según la tradición, un unicornio no debe ser molestado mientras realiza su magia, sin embargo, los cazadores arremeten contra él, lo hieren con sus lanzas y lo amenazan con sus perros. El unicornio intenta escapar.

El unicornio se defiende
El unicornio ha sido herido y está siendo atacado por cazadores con sus lanzas. Desesperado,  entierra su cuerno en el sabueso frente a él.

El unicornio en cautiverio

El unicornio, rodeado de una valla, aparece atado a un árbol de granadas. Parece que podría escapar si quisiera y no parece sufrir su cautiverio, por eso algunos estudiosos aseguran que este tapiz no forma parte de la serie, sino que es una obra individual que posiblemente fue un regalo de bodas debido a que contiene varios símbolos medievales del matrimonio y la fertilidad como el árbol de granadas, la orquídea y la rana. Pero, si tomamos en  cuenta que en la escena de la Fuente también vemos elementos que representan el matrimonio y la fertilidad como las fresas, los robles, los espinos y las naranjas, podríamos pensar que toda la serie fue un regalo de bodas.

El unicornio es asesinado y llevado al castillo

A la izquierda,  cazadores entierran sus lanzas en el unicornio hasta matarlo. A la derecha, una pareja de aristócratas reciben el cuerpo de la víctima que cuelga del lomo de un caballo, su cuerno ya ha sido cercenando.

La mística captura del unicornio

El unicornio parece dócil ante una doncella que se acerca, un perro le lame la herida del lomo y la mujer hace una seña a un cazador afuera del jardín, quien llama a los demás cazadores.

Cuenta la leyenda que los unicornios sólo podían ser capturados por una doncella virgen, hacia quien el unicornio se acercaría gustoso para retozar en su regazo.

Por otro lado, el unicornio es considerado un símbolo de Cristo, es por eso que la captura y el asesinato del unicornio se equiparan a la muerte de Cristo en la cruz para salvar a la humanidad.

En El último unicornio, la criatura mítica es transformada en una hermosa mujer por un mago mediocre para salvarla del Toro rojo que tiene cautivos a todos los unicornios del mundo y, aunque los simbolismos son un tanto distintos a los mencionados, vale mucho ver esta cinta animada por el estudio Topcraft con las voces de Jeff Bridges, Alan Arkin y Mía Farrow, que posee un entrañable soundtrack con canciones interpretadas por America y la Orquesta sinfónica de Londres.

Gracias por acompañarme en este viaje por el mundo del unicornio que, entre otras cosas, hoy también forma parte del sueño de un replicante.

Nos leemos pronto.

Metropolitan Museum of Art, The Unicorn Tapestries, https://www.metmuseum.org/art/collection/search/467637
Stokstad, M., Harris Murphy, (2008) J. Art History Vol. 1, Pearson Education.
Mahler, Upjohn, Wingert,  History of World Art, Oxford University Press. 

1 reply
  1. Leonila Torres
    Leonila Torres says:

    Mi querida Montse! Tienes madera de Narradora visual increíble! Gracias por compartir tus conceptos! Excelente trabajo! Tan detallado

    Responder

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *