por José Noé Mercado

Es tiempo del fin de los Jedi”. Ésa fue la enigmática frase con la que Luke Skywalker (Mark Hamill) —el último de esos caballeros protectores de la paz, de gran poder y sabiduría, con vida— presentó en 2017 el teaser de Los últimos Jedi, la octava parte de la franquicia cinematográfica más exitosa y reconocible del mundo: Star Wars.

Aquellas palabras han trascendido no sólo como la sentencia de un amargado Jedi que reniega de sus enseñanzas, sino que dentro del fandon starwariano muchos aficionados teorizan sobre la posible extinción del linaje de los Skywalker y, con ellos, de la legión de caballeros espaciales.

Sin embargo, desde que Lucas Films, el pasado 12 de abril, reveló el nombre de la última parte de la trilogía puso en jaque todas las hipótesis que hasta ese día se habían levantado, para remplazarlas por otras aún más descabelladas. Por ejemplo, que Rey (Daisy Ridley) es primogénita de Luke u otras más absurdas, como que es hija de la generala rebelde Leia Organa (Carrie Fisher).

Descarte

Es obvio que el interés de los fanáticos es tan creciente como las incógnitas con forme se acerca la nueva entrega de la saga. El ascenso de Skywalker es el título. ¿Pero a qué Skywalker se refiere?

Rey queda descartada, ya que Kylo Ren, en Los últimos Jedi, específicamente en la escena del trono de Snoke, obliga a la chica a reconocer una verdad que negaba rotundamente: sus padres eran nadie. Unos pordioseros que la vendieron para comprar bebida. Por otra parte, hay especialistas que creen, y tienen argumentos sólidos para así pensarlo, que Rey es descendiente de Palpatine.

El emperador creía que su fuerza venía de las regiones desconocidas de la galaxia, entre ellas Jakku, donde instaló laboratorios dedicados a la investigación de la fuerza. En el canon de los libros de Darth Vader, éste tuvo una visión sicodélica de su pasado, donde veía a su madre Shmi Skywalker embarazada y, detrás de ella, al emperador Palpatine manipulando las células midiclorianas del feto que estaba en el útero de la mujer.

Esto podría significar que Palpatine es el creador de Anakin y de todo el linaje Skywalker. Por tanto, si Rey de Jakku es una descendiente de Palpatine, ¿también sería una Skywalker? La respuesta sería negativa, porque Anakin nace de la fuerza y, por lo que vio Vader en su visión, las midiclorias sólo fueron manipuladas por el Sith, lo que confirma que Anakin estaba predestinado a convertirse en el poderoso Darth Vader y no en el elegido que iba a terminar con las fuerzas oscuras.

Ascenso

Algo parecido sucedió con Ben, quien fue manipulado desde que estaba en el vientre de su madre por las fuerzas de Snoke, como se da entender en Consecuencias: El fin del imperio, novela escrita por Chuck Wendig, donde Leia a través de sus pesadillas presiente que algo extraño le ocurre a su bebé.

De hecho, existe la teoría de que Anakin —ese héroe de la república, el que primero como niño y después de adulto, nunca estuvo libre de amos; como esclavo en Tatooine, en la Orden Jedi y finalmente como Darth Vader— podría ser el Skywalker que asciende.

Esta posibilidad se ha difundido mucho entre los fanáticos, ya que se ha visto al actor que lo interpretó en las precuelas, Hayden Christensen, en celebraciones oficiales de la película y en las cercanías de los sets donde se filmó esta última parte de la saga.

Por otra parte, también se habla de Luke, el héroe de la rebelión, que de niño soñaba con ser piloto pero estaba atrapado en la granja de su tío Owen Lars, quien a su vez temía que su sobrino cometiera los mismos errores de su padre: Anakin Skywalker. Lo que, en efecto, Luke hizo y de lo que trató luego de redimirse sacrificando su vida, tal como Vader, por un bien mayor.

Leia Organa, también poseedora de la fuerza Skywalker, se entrenó con su hermano gemelo, Luke, en los tiempos que siguieron a la destrucción del Imperio. Leia, la Princesa de Alderaan, que fuera abusada y torturada por su padre en el Episodio I de Star Wars: La Nueva Esperanza, para luego ser obligada a mirar la destrucción de todo su planeta; una pérdida que enfoca su determinación para continuar la lucha contra el Imperio y garantizar que nunca vuelvan a repetirse esos crímenes. Sin embargo, esta voluntad nace del miedo, un sentimiento de vulnerabilidad que traspasa a su hijo: Ben Organa Solo.

Gris

Ben Solo, rebautizado como Kylo Ren, el temido líder de la primera orden, nació en el privilegio y el legado. Ese legado, tanto claro como oscuro, lo define desde el momento en que aparece. Por esta razón se piensa que Kylo Ren/Ben Solo es el verdadero elegido y es el Skywalker que ascenderá en esta nueva película y quien continuará la leyenda.

Ben, tal vez junto a Rey, traerá equilibrio en la fuerza, porque no existe luz sin oscuridad y viceversa, tal como se registró en el Diario (7:477) de los Whill —grupo trascendental formado por seres con una potente conexión con la fuerza y encargados de registrar la historia de la galaxia, además de ser protectores de los cristales Kyber en la ciudad de Jedha—:

Primero viene el día

Entonces viene la noche

Después la oscuridad

Que brilla a través de la luz

La diferencia, dicen,

Sólo se hace correctamente

Por la resolución del gris

A través de una refinada visión Jedi

Es así porque Ben se define por su línea de sangre. Intenta desesperadamente redefinirse utilizando la imagen de su abuelo, Anakin Skywalker o Darth Vader, pero también es luz. “La primera orden surgió del lado oscuro, tú no”, le hace notar Lor San Tekka a Kylo Ren. Sabe a qué ha ido y de dónde desde antes de que usara el nombre de Kylo Ren, le dice. Cuando el joven asegura que puede mostrarle el lado oscuro, Tekka responde: “Puedes intentarlo, pero no puedes negar la verdad sobre tu familia” y entonces el viejo explorador, miembro de la Iglesia de la Fuerza, es asesinado.

En otra escena, Kylo le pide consejos a la máscara de su abuelo; necesita que lo ayude porque sigue sintiendo el llamado hacia la luz; de hecho, desde su primera aparición, queda claro que Kylo no es un caballero Sith y tampoco un Jedi. Será, tal vez, la redefinición del Jedi; Ben solo podría ser el mítico Jedi Gris del que escribieron los Whills.

Balas

Ben, desde pequeño, fue manipulado por las fuerzas oscuras del emperador Snoke; durante su entrenamiento en las fuerzas oscuras fue duramente torturado por el emperador y no solo física sino también sicológicamente. Este sentimiento de abandono y amargura también iba dirigido a su familia, pues ésta lo abandonó cuando decidieron enviarlo al templo Jedi con su tío Luke, quien a su vez, en lugar de prever las manipulaciones de Snoke en la mente del chico y ayudarlo, intenta asesinarlo.

Ben también muestra su inclinación hacia la luz cuando Snoke le recrimina que siente compasión por Rey. La compasión y el desapego, tal como para los monjes lama, también son sentimientos primordiales para la orden de los Jedi, y se clarfican cuando salva a Rey de las torturas de Snoke en la sala del trono, escena en donde Kylo sin la máscara le pide a Rey que dejen morir todo lo viejo, los Sith, los Jedi, los rebeldes, Snoke, para iniciar una nueva forma de reinar en la galaxia, una propuesta que muchos interpretan como que Kylo quiere iniciar una nueva dictadura, pero nunca se sabrá si era lo que realmente ofrecía, ya que Rey lo rechazó.

Ahora, sólo y enojado, Kylo Ren es el último del linaje de los Skywalker.

Todavía no se sabe qué papel tendrá en la última parte de la saga, pero por lo que se vio en el trailer es claro que Kylo nuevamente se enfrentará al miedo, a la pérdida y, en última instancia, al triunfo.

La conexión con Rey será más fuerte y se presume que se unirá con ella para destruir al verdadero y gran enemigo: Lord Darth Sidious. Cómo Sheev Palpatine sobrevivió estos más de treinta años es otra larga historia.

En cualquier caso, la extinción de los Skywalker nunca sucederá. Incluso si mueren físicamente seguirán existiendo porque en Star Wars nadie se va realmente. De hecho, Qui-Gon Jinn, primer maestro de Anakin, aprendió de un chamán integrante de la orden de los Whills el secreto de la eterna conciencia, lo que le permite interactuar con los vivos tras su propia muerte, y ese secreto traspasó luego a Kenobi y a los sobrevivientes de la orden Jedi; en este caso a Luke.

Star Wars es la historia del despertar del héroe y la lucha entre las fuerzas de la luz representados por los Jedi y la oscuridad por los Sith. Pero también es el legado de una familia que nunca morirá, porque los Skywalker después de cuarenta años siguen siendo el ideal. Y las ideas —como escribió Alan Moore en V de Vendetta— “son a prueba de balas”. Así también los Skywalker.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *