por Jerónimo Arellano Zandi

Un guion inteligente hace de Last Christmas (Reino Unido, Estados Unidos, 2019) una película romántica que rompe con los parámetros del género y logra sorprender al espectador.

Kate (Emilia Clarke), una joven soltera experta en tomar las peores decisiones emocionales, conoce a Tom (Henry Golding), un carismático hombre que poco a poco le devuelve la fe en el amor. Sin embargo, Tom es algo misterioso ya que no carga con teléfono y sólo coinciden cuando se presenta en la tienda navideña donde trabaja Kate.

Ella hace todo lo posible por pasar más tiempo con él y la atracción crece con cada cita, pero Tom mantiene cierta distancia entre los dos.

El filme cuenta con todos los clichés de una película romántica navideña: personajes solitarios que se encuentran, solidaridad con extraños y nieve cubriendo sitios hermosos en la ciudad de Londres. No obstante, el guión escrito por Emma Thompson (quien sale como la madre de Kate) y Bryony Kimmings, posee varios elementos que le dan un enfoque fresco a la trama y la hacen mucho más interesante, como por ejemplo, la sombra del Brexit.

En 2016 los británicos votaron para salirse de la Unión Europea y desde entonces la sociedad británica se ha polarizado de una manera tajante: el Brexit domina la política del país. Kate es de origen yugoslavo, su familia huyó de los Balcanes durante la guerra civil que destruyó al país años atrás, mientras ella vaga por la ciudad, hay ocasiones en donde un “nativo” británico le grita a otros europeos que se regresen a su país. Kate se acerca y conforta a los agredidos, dejando en claro que son bienvenidos en la Gran Bretaña.

De la mano de este tema, está la representación de Londres como una ciudad multiétnica y con diversidad sexual, eliminando el estereotipo de caballeros ingleses con bastón, además de mostrar muchos puestos de kebabs en vez de fish and chips.

El guión logra mostrar esto sin obviedades y sin alejarse de la trama romántica. Emilia Clarke hace un papel entrañable como una chica que se recupera de una enfermedad muy grave mientras trata de meterle orden a su vida aunque sus impulsos sean su peor enemigo.

La química entre Kate y Tom es avasalladora, haciéndolos una de las parejas más convincentes en pantalla de todo el año. No hay momento en que el espectador deje de desear que terminen juntos: están hechos el uno para el otro y esto le da mucha fuerza a la película.

Last Christmas no solo logra entretener, además le da una pizca de sabor al estéril género de las comedias románticas navideñas.

Estrena el 6 de diciembre en México.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *