por Leonardo Ponce

Fausto es un podcast producido por Spotify y narrado por Demián Alcázar que cuenta la historia del primer asesinato múltiple ocurrido en el Estado de México.  Aunque es muy recomendable y está a un paso de ser una obra maestra, falla en su ejecución

En su momento (1991), el caso fue muy sonado y aún hoy, los investigadores lo recuerdan como el caso más memorable de su carrera. El podcast inicia así:

Una mañana de domingo, un niño cubierto de sangre camina solo por la calle. Un mariachi que regresa a casa lo ve y, junto con su esposa, entra a la morada del niñito para descubrir que toda su familia ha sido asesinada.

A través de ocho episodios, el podcast va develando poco a poco más y más detalles sobre la magnifica investigación policiaca. ¿Quién fue el despiadado asesino y cuáles fueron sus motivos? ¿Quién era la familia y qué los hizo víctimas de ese horrible destino? son las preguntas que se van respondiendo episodio tras episodio de la mano del aclamado Demián Alcazar, apoyado con testimonios reales de personas involucradas en el caso.

La gran hechura del podcast ha logrado que se haya ido recomendando de boca en boca. Es cierto que es un gran salto en cuanto a producción de podcasts realizados en México, el problema con Fausto está en la escritura: el narrador se nos presenta como una voz omnipresente que conoce todos los hechos y nos guía para ir descubriendo las piezas de este hórrido rompecabezas, pero hay un par de problemas con el enfoque del programa.

Para mí, el uso de las groserías sale sobrando y se entiende que es la personalidad que se quiso dar al narrador, pero la utilización de este lenguaje hace que rompamos el compromiso con la historia. Contar los hechos de un asesinato múltiple es por sí solo escalofriante, no hay por qué rematar con descripciones como Lago de Morelos siempre fue un cuchitril lleno de caca.

Frases como esas me hacen entrar en conflicto y no entiendo si los escritores querían provocar risa o adentrarnos más en la narración, pero estoy casi seguro de que a la mayoría de la gente le provoca la primera. De esta forma, Fausto se aleja de podcasts bien hechos como Serial y se acerca más a un reportaje del Alarma.

Otra cosa que sale sobrando es que para aderezar el relato, el narrador suelta frases “profundas” que, en una segunda inspección, se revelan huecas y sin fundamento, como cuando dice “la injusticia es la amante preferida de la muerte”. Yo pienso que depende de qué tipo de muerte. No lo es de una muerte natural o de una muerte en combate de guerra. En todo caso, ¿no sería más apropiado decir “la injusticia es la mejor amante del asesinato”?

Otra frase, que se escucha en el cuarto capítulo cuando están describiendo que los agentes están en el lugar del crimen por segunda vez, dice: el aire se sentía más pesado, como una tensa cuerda de piano que no termina de nacer y no deja de sonar…entiendo lo que trata de decir pero no es una buena metáfora porque, honestamente, decir que una cuerda de piano no “termina de nacer” no tiene sentido.

Si dejamos todo eso de lado, Fausto es una muy buena producción y el trabajo en la narración por parte de Demián Alcázar es notable. El problema es la escritura. También hay que mencionar que la narración de una buena investigación policiaca con testimonios de personas involucradas produce un entretenimiento que nunca deja de ser fascinante.

Este programa, sin duda, sienta un precedente en la historia de los podcasts policiacos y es una gran iniciativa por parte de Spotify para crear contenido de calidad que pueda competir con las producciones más populares de otros países.

Si te gustan los shows sobre crímenes y asesinos seriales, vale mucho la pena que le prestes un oído a Fausto.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *