por Paty Rodríguez

Jack Larsen es un joven músico que comienza a hacerse de un nombre en el pop alternativo y psicodélico de la actualidad. Hoy nos acercaremos a la figura de este artista emergente, sus orígenes y el universo musical detrás de su EP Push-Ups y de su reciente álbum debut, Mildew.

A sus 22 años, Jack Larsen conquista poco a poco a cada vez más admiradores con sus lanzamientos, que se caracterizan por generar ensoñaciones y atmósferas etéreas en su música, con acercamientos personales, emotivos y nostálgicos en sus letras. Se ha dicho que su sonido sigue la línea musical de artistas como Jeremy Zucker, Tame Impala y Sufjian Stevens, sin embargo, Larsen tiene su propia manera de hacer presente su persona y pensamientos en sus canciones: la manera en que vuelca su corazón en cada una de ellas hace que su propuesta sea atractiva y única.

El artista, profundamente sensible e introvertido, nació y creció en la periferia de Chicago: la gran ciudad quedaba a una hora de su casa. Durante la preparatoria, comenzó a escribir y grabar sus propias canciones desde su habitación. Sin embargo, la intención inicial de Larsen nunca fue hacerse famoso o destacar, sino encontrar en la música alivio a su soledad y sus problemas: “al final la música no resolvió nada, pero realmente envolvió mi vida, así que empecé a encerrarme en mi cuarto cada fin de semana para volverme mejor en ella”, dijo Larsen en su momento.

Tiempo después, en 2018, llegó para Larsen el momento de brillar con su primer lanzamiento: un EP de seis canciones llamado Push-Ups. Se trata de un material con una vibra cercana al R&B, en el que se puede apreciar la voz suave del artista, adornada con algunos filtros electrónicos, y acompañada de una instrumentación sencilla de sintetizadores, una guitarra suave y elementos generados en computadora. Tanto el público como la crítica recibieron con interés la propuesta que comenzaba a nacer, particularmente a raíz del impacto de su primer sencillo, la suave y nostálgica “Break”.

Las canciones de Push-Ups tienen como tema general el coming-of-age, que significa la transición hacia la adultez junto con todo lo que implica: el miedo, el abandono de inocencias e ingenuidades, la incertidumbre. El material, de hecho, representó un fuerte ejercicio de introspección para el mismo Larsen. En sus palabras: “Push-Ups vuelve a contar las historias que han determinado lo que soy; el narrarlas nuevamente me permitió reflexionar sobre mis días de inocencia y pasar a una nueva etapa de mi vida”.

Esta transición, sin embargo, no es fácil para nadie y Larsen lo sabe bien. Esto lo podemos ver reflejado en Mildew, su primer álbum de larga duración, lanzado hace menos de un mes. El sonido es similar al que encontramos en Push-Ups, pero un tanto más caótico: entre el delay y el reverb, la voz pierde definición, los ecos dan la sensación de que se está perdido, de que se está cayendo. La música, por su parte, se mueve entre el shoegaze, la psicodelia y el indie pop: Jack Larsen conserva su fijación a lo electrónico.

El significado de Mildew, “hongo”, revela en dónde radican las fuentes de inspiración del álbum. En efecto, una de ellas consiste en la experimentación con hongos como sustancias psicodélicas, pero la otra es un tanto más inesperada: una fuerte alergia al moho que tuvo a Larsen confinado a la cama durante todo el invierno pasado. Estas experiencias fueron motivo de reflexión para el artista, pero también de desesperación, como expresa en canciones como “Rigid” (“¿Podré hallar la paz mental?, ¿estoy perdiéndome las señales?”) o “Vanity” (“estoy cayendo en un espiral, arruinado y sin trabajo”).

Finalmente, Jack Larsen se suma a los artistas de la escena indie y del pop psicodélico que no solamente generan atmósferas fascinantes con su música, sino que también proyectan en ella sus propias experiencias, su propia perspectiva sobre sentir y percibir. Sus trabajos son susceptibles a generar identificación entre los escuchas: nos llevan a explorar otros universos, incluyendo el que tenemos dentro de nosotros.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *