por Diana Chávez

¿Imaginas pasar 13 años de tu vida en una cárcel por un crimen que no cometiste? Muchos casos de gente acusada por crímenes que no cometieron surgen por estar en el momento y lugar equivocados. Bajo esta premisa se desarrolla When They See Us, un drama de cuatro capítulos de Netflix que cuenta la historia de cinco adolescentes culpados en 1989 de violar a una joven blanca en Central Park, mejor conocidos como los “Cinco de Central Park”.

Basada en un suceso real, esta serie retrata la injusticia social y racial de la que fueron víctimas cinco adolescentes (cuatro afroamericanos y un hispano), con la intención de que los temas de discriminación racial regresen a la conversación mediática.

Con increíbles actuaciones de los cinco chicos que le dieron vida a los protagonistas, es posible llegar hasta las lágrimas por el enojo y la desesperación, ya que la producción logra conectar con el espectador llevándolo a experimentar el sufrimiento de los jóvenes y sus familias. Destaca entre las buenas interpretaciones el trabajo del actor Jharrel Jerome, quien dio vida a Korey Wise en su etapa adolescente y adulta, haciéndolo acreedor al Emmy a Mejor Actor de película o serie televisiva por este papel.

Cuando Korey, Kevin, Yusef, Raymond, y Antron (de entre 14 y 16 años) se unen a un numeroso grupo de jóvenes que van en caravana cometiendo vandalismo rumbo a Central Park, sin saberlo, se dirigen a una injusta sentencia de entre 6 y 13 años en prisión. Dado el disturbio causado por los actos vandálicos, la policía inicia una redada arrestando a cualquier adolescente.

Cerca del lugar donde se reúne este grupo, una mujer de 28 años es brutalmente violada y golpeada, abandona al borde de la muerte. Un crimen que, dado el contexto, acapararía la atención mediática, obligando a la policía a encontrar rápidamente al culpable.

Los detectives y fiscales investigan el caso de la mujer sin rastros claros del culpable, por lo que deciden concluir que el crimen fue cometido por los adolescentes que se encontraban en Central Park, un crimen en conjunto.

Sin supervisión de un adulto ni compañía de un abogado, sin alimento ni descanso, cuatro de los jóvenes detenidos en la redada son elegidos al azar para ser interrogados por el caso de la mujer. Ante el miedo y la desesperación de la coacción ejercida por los detectives, Kevin, Yusef, Ray y Tron inician una serie de declaraciones en las que se acusan entre ellos por el crimen.

Luego del proceso de juicio, los cinco son acusados de cargos como violación, abuso sexual, intento de homicidio y son encerrados en correccionales para menores, excepto Korey, que por ser el mayor es juzgado como adulto y enviado a la cárcel de mayores.

Así, los jóvenes son arrebatados de la mitad de su juventud, encerrados en celdas, pagando la condena de alguien más, pues nunca encontraron pruebas en su contra: ni ADN, ni huellas, ni ningún rastro, solo cinco declaraciones que no coinciden entre sí.

Este caso real desató en su momento un montón de movimientos que exigían la justicia para los adolescentes ante el acto de racismo, también figuras como Donald Trump se pronunciaron sugiriendo la pena de muerte y acusándolos sin fundamentos claros.

Los cinco fueron exonerados de toda acusación 13 años después de ser sentenciados, recibieron una compensación por la violación a sus derechos durante esos años y lograron su reinserción social, pero nunca podrán recuperar esos años adolescentes que quedaron encerrados en las correccionales.

La directora Ava DuVernay es capaz de llevar al espectador a experimentar empatía por los cinco en esta conmemoración de la vulnerabilidad de razas como la negra y la latina en Estados Unidos, no permitiendo que esta historia se olvide para que no haya más injusticias como ésta.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *