por Hugo POke Juárez

En este juego de The Coalition para Xbox One y Windows continuamos con la historia de Kait Diaz, de quien descubrimos al final de Gears of War 4 (2016) que es descendiente de los Locusts, así que a lo largo de la campaña seremos testigos de más pistas sobre su origen y del avance del “Enjambre”, la nueva identidad de un antiguo enemigo…

Como ya es costumbre en este tipo de juegos, la división entre multiplayer, modo cooperativo y campaña es notoria, por lo que les mencionaré mis impresiones de cada modo de juego por separado, comenzando por la trama.

Como mencionamos, Gears of War 5 se centra en Kat y ya no en JD como en el juego anterior (aunque en realidad Kat se robó la trama de GOW 4); tampoco veremos en el rol protagónico a Del o a Marcus, aunque sí aparecen, para deleite de los nostálgicos.

Los primeros actos del juego te parecerán demasiado familiares si has seguido toda la franquicia, centrándose bastante en el combate y poco en la trama. Después viene un segmento de “mundo abierto” donde las cosas comienzan a tener más variedad: por ejemplo, tendrás acceso a una especie de “trineo” bastante espectacular que te llevará por varios rincones del mundo donde podrás alejarte de la trama y conseguir más ítems y coleccionables mientras te enfrascas en los combates que ya todos conocemos.

Fuera de eso, seguramente notarás que a lo largo de los actos no pasan demasiadas cosas en términos de trama: sí, hay alguna que otra secuencia emocionante, pero todo está cargado a la acción tradicional, por lo que no hay ninguna innovación en este sentido. Pero eso sí, lo más interesante viene cuando Kat tiene diálogos que aparentan ser muy “casuales” pero realmente nos permiten conocerla más a ella y a quienes la rodean; si te clavas, descubrirás que estas conversaciones están escritas estupendamente y que realmente aportan dramatismo e introspección a personajes aparentemente planos.

Fuera de ello, la trama avanza realmente muy poco y al final no aprovecha lo suficiente todos esos momentos de tensión que va construyendo. Además, se siente demasiado amparada en los juegos pasados, así que una vez más le hago un llamado a los nostálgicos, porque si querían ver más de los viejos Gears of War, aquí lo van a obtener. Fuera de esto, por supuesto que la historia es divertida y funciona bien como juego de acción.

Por último, quiero mencionar a Jack, que es un robot aliado que aporta progresión y variaciones en las mecánicas de juego durante la campaña. Sin duda es un elemento refrescante para la franquicia, pero todo lo demás se siente demasiado familiar.

Ahora hablemos del multiplayer, que también se siente demasiado familiar, pero tiene alguna que otra novedad. Por ejemplo, Quickplay, que reúne varios modos de juego (como los clásicos King of the Hill, Arms Race o Dodgeball), el sistema de “leveleo” o las opciones de personalización de tu soldado, aunque en realidad no pasa nada si las ignoras, porque no aportan demasiada variación a las mecánicas: son básicamente cosas estéticas que te dan la ilusión de que estás avanzando y de que el juego te recompensa por tus acciones, pero nada más.

Todas estas opciones nuevas no hacen que el título se sienta fresco, pero sí te dan la sensación de que se adapta mejor a los diferentes estilos de los jugadores, por lo que será prácticamente imposible que no encuentres un modo de juego favorito. Aunque puedes estar tranquilo, porque sea cual sea la opción que elijas, seguramente te divertirás y pasarás horas y horas desafiando a gente de todo el mundo o jugando con amigos: las tardes de Gears son y seguirán siendo un clásico.

Ahora bien, donde sí se siente una evolución real es en el modo cooperativo, ya que Gears 5 pone más énfasis en el trabajo en equipo y en la especialización, para que no pases las misiones sólo disparando y cubriéndote. Por supuesto, el estupendo modo de Horda regresa, pero ahora puedes compartir recursos con tus amigos y usarlos para mejorar a tu personaje.

Por otro lado, hay un nuevo modo que se lleva las palmas: se llama Escape y en él, como su nombre lo dice, deberás escapar junto con tres amigos de una colmena mientras un gas mortal los persigue y muchos enemigos tratan de detenerlos. Ah, ¿mencioné que tienes armas y balas limitadas? Vas a tener que trabajar mucho en equipo…

Solamente ten en cuenta que si bien ambos modos cooperativos también tienen su sistema de progresión, vas a empezar a notar cambios significativos hasta después de bastante tiempo, así que ten paciencia y juega mucho.

En general, Gears 5 es un juego que vale cada centavo: va a ser difícil que te aburras de él, y más si has seguido esta franquicia a lo largo de sus 13 años de historia, y aunque la trama deja algo que desear, sus modos multiplayer siguen siendo el punto fuerte, aunque les falte innovación, pero si algo no está roto, ¿para qué arreglarlo?

Personalmente, me gustaría que The Coalition haga con Gears of War algo como lo que Capcom hizo con Resident Evil para darle un verdadero “refresh” a la franquicia. Ya veremos si se atreven, porque “lo de hoy” son los eSports, y cambiar las reglas del juego ya no es tan fácil…

Gears 5 ya está a la venta tanto para Xbox One como para Windows.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *