por Dennis Araujo

Siempre hay trabajo”, afirmó Ricardo Sánchez Riancho luego de entrar a la cafetería y recorrer con la mirada el lugar para encontrar asientos disponibles. “Más en esta época del año. Pero, claro, no es queja”, añadió tras descartar la opción de comprar alguna bebida, pues ya había tomado bastante café en los últimos días.

Entre proyectos a largo plazo, organizar presentaciones de libros, ferias e incluso llamados repentinos de la Secretaría de Educación Pública, el editor de Textofilia no muestra señales de cansancio: sonríe como gesto de amabilidad, sonríe cuando un comentario o una actitud lo divierte, sonríe por ser parte de su rol como uno de los representantes de su editorial y sonríe todavía más al hablar de su trabajo como editor, labor que empezó hace 15 años.

Textofilia es una editorial mexicana fundada en 2006. Ricardo Sánchez Riancho es uno de los fundadores de la empresa. No obstante, la existencia de Textofilia como proyecto se remonta a la época en la que estudiaba en la Universidad Iberoamericana, donde publicaba una revista literaria con el mismo nombre y en compañía de sus amigos de la carrera de Literatura Latinoamericana.

“Mucha gente dice que si estudias Letras y no haces una revista cuando eres joven, no tienes pasión o no tienes corazón por lo que estás haciendo”, comentó. La diferencia con el proyecto de Ricardo Sánchez es que desde un principio lo diseñaron para dar el salto a convertirse en editorial y no dejarlo estancado.

La revista estuvo activa por cinco años en una publicación trimestral donde probaron varias vertientes de la literatura como ensayos, cuentos y poemas. Desde el principio promovieron uno de los valores que hasta la fecha caracteriza a Textofilia como editorial: darle voz a creadores nuevos. Un ejemplo es Ana García Bergua, de quien publicaron un cuento y ahora forma parte del catálogo de la compañía con libros como El limbo bajo la lluvia y Salón de horripilancias.

Con lo anterior, destaca la comunicación que puede existir entre un escritor y un editor. Para Ricardo, es prioritario que se establezca una relación “nutrida”: “Siempre le digo a mis autores, entre broma y broma, que conseguir editor es como escoger terapeuta. Es alguien que a lo mejor se va a meter en aspectos de tu personalidad y tu obra que no te parece que cualquiera comente. Entonces tienes que sentirte cómodo”.

Incluso lo mantiene presente cuando debe animar a su equipo de trabajo en la editorial: “A pesar de que parece que tenemos un trabajo de ratón de biblioteca, que estamos detrás de una computadora, o con un manuscrito revisando, leyendo y checando… trabajamos con gente”. Cada autor merece un trato diferente, ya sea uno que apenas comienza o aquellos con larga trayectoria, pues “cada cabeza es un mundo”.

La ventaja de trabajar como editor es la posibilidad de estar en contacto con otros, llegar a establecer amistades, el poder conocer a autores y, en el caso particular de Ricardo, explorar lo que se produce en otros lugares del mundo y dar a conocer lo hecho en México. “A veces parece que estamos aislados entre país y país”, menciona.

En este sentido, hace énfasis en la feria del libro internacional de Sharjah, que se hace cerca de Dubai. Ricardo, con una sonrisa más amplia y voz más agitada, se refiere a este evento como la posibilidad de explorar la literatura que hacen en Medio Oriente, y vela por la posibilidad de encontrar obras que podría traer a México para incluirlas en el catálogo de Textofilia.

“Me interesa traer autores contemporáneos, gente que pueda venir y pueda estar en una mesa de diálogo”, explica. Ya lo están logrando con la literatura brasileña de la que, explica, no se sabe mucho desde hace 30 años. Textofilia es la primera editorial en ofrecer la traducción al español de Antipatías, la primera novela de Jacques Fux, en la que habla de la comunidad judía en Brasil.

A pesar de hablar con emoción de cómo toda su vida gira entorno a Textofilia, admite que, antes de dedicarse de lleno a la literatura, no sabía muy bien qué quería hacer en la vida —cosa bastante común, comenta—: “Llegué a contemplar Historia del Arte (era una de mis carreras favoritas), llegué a pensar en Derecho, llegué a pensar en Arquitectura…”. Ricardo tuvo la suerte de sentirse cómodo en Letras desde el principio y de ahí vinieron todos los trabajos que hoy se conocen de él como editor.

Aun así, no fue este el primer contacto de Ricardo con la literatura. Todo empezó con su padre, ya que le leía algo antes de dormir: desde los cuentos de los hermanos Grimm y de Perrault, hasta la colección de Un cuento para cada día de Disney.

Con esto de por medio, menciona lo importante que es inculcar el hábito de la lectura desde temprana edad y que haya un adulto que abra el camino a los jóvenes. Por ello, Ricardo considera a los libros infantiles unas “joyitas”, “porque al niño le vas mostrando el dibujo, a la vez que va escuchando la historia”.

De ahí que Textofilia también cuente con un catálogo de literatura infantil y juvenil, que tiene como objetivo mantener el interés del público joven, acercarlos a la literatura y ampliar su conocimiento en ésta. Así, Ricardo no pierde de vista ofrecer una amplia variedad de obras para cualquier tipo de lector, pues tiene presente que la literatura se tiene que explorar, conocer y probar, como si de degustar vinos se tratara: “Tienes que entrarle a todo. Ya después decides qué es lo que te gusta más”.

Por último, con entusiasmo y la constante espera de tener más proyectos en puerta, Ricardo menciona que Textofilia ofrecerá más obras en el futuro próximo. Destaca la edición que tendrán el próximo año de la novela histórica El hierro y la pólvora de Jorge Galván, pero también continuarán por la línea de autores brasileños contemporáneos: será el turno de Oscar Nakasato con su novela Nihonjin, que se centra en la comunidad japonesa en Brasil.

Ricardo vuelve a mostrar aquella sonrisa particular que tiene al hablar de su trabajo, guarda silencio un momento y reitera que todo esto lo hace  por gusto y que jamás es queja.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *