por Dennis Araujo

El nuevo álbum de Keane es un golpe de emociones: directo, honesto, sobrio y muy bien estructurado. El regreso de esta banda de Sussex no apostaba por un cambio en el estilo musical, sino por la forma en la que habla con los oyentes. A todas luces, ofrecen una confesión lírica de más de 40 minutos.

Cause And Effect es la transformación que tuvo el grupo luego de su hiatus de más de seis años: ahora son una banda que maduró a través de experiencias difíciles; especialmente el vocalista Tom Chaplin, y el compositor y pianista Tim Rice-Oxley. La razón principal por la que existe este disco es el proceso emocional de Rice-Oxley tras su divorcio.

De ahí deviene la estructura del álbum. No es un disco conceptual, pero las canciones están claramente conectadas. Se entrelazan y ofrecen una narrativa, aunque sean pocas las letras que explícitamente cuentan una historia.

Cause And Effect se puede ver como un disco en dos partes, lo cual lo lleva a tener dos canciones introductorias. Cuando se piensa así, es comprensible por qué tal o cual canción ocupan cierto lugar en el tracklist.

“You’re Not Home” presenta a un personaje que se siente vacío tras el abandono de una persona importante. Introduce el caos que hay de por medio mas no explica el cómo o el porqué, pues esa es la tarea de las otras pistas que acompañan esta primera mitad. 

“Love Too Much” y “The Way I Feel”, aunque son muy pop y muy movidas, dan algunas pistas de lo anterior: la primera por hablar de las consecuencias negativas de amar en exceso a alguien; la otra se enfoca en temas de salud mental, lo cual no solo refleja la posición de Oxley, sino también de Chaplin.

El mismo compositor de la banda admitió que hay tres canciones que cuentan una historia: “Put The Radio On”, “Strange Room” y “Stupid Things”. En estos temas ya se explica por qué el personaje del que hablábamos al principio perdió a sus seres amados. Y al mismo tiempo, constituyen el cierre de la primera parte con un mensaje que, aunque duele, es esperanzador: es el momento en que el protagonista busca a sus viejos amigos para comenzar un proceso de aceptación y perdón.

“Strange Room” es la pieza más fuerte de este trío en cuanto a emotividad, gracias a la tonada de piano lenta y a la voz de un Chaplin que se escucha cansado y triste.

La segunda canción introductoria es “Phases”, que denota el cierre de un ciclo y el inicio de otro. Esta parte del disco es más corta, pero tiene temas con suficiente fuerza como “I’m Not Leaving” y “Thread”. Aunque la primera es una canción de amor de Oxley para sus hijos, la motivación que inspira en el escucha con ayuda de la explosión de voces e instrumentos en el estribillo son innegables. Mientras que “Thread” es extremadamente honesta sobre el arrepentimiento cuando se acepta la responsabilidad de la pérdida de un ser querido.

La segunda fase continúa con aquella línea sensible que muestra lados muy personales de Oxley, pero sin que mienta, pues ya desde la última canción, “I Need Your Love”, hay un retorno al caos. Esto sin mencionar que en los bonus tracks de la versión Deluxe —con las joyas de “New Golden Age” y “Difficult Year”—, hay cierta nostalgia y la expresión de las recaídas de ánimo que este personaje tendrá.

Al final, no sería la misma experiencia si quitaran alguna de las canciones. Ese es uno de los tantos méritos del álbum: logra que todas sus pistas funcionen como engranajes de todo un mecanismo. La facilidad que tuvo Oxley para crear varias escenas con ayuda de la voz de Chaplin le otorga sofisticación al disco.

Cause And Effect mantiene todo el sello personal de Keane a través de la voz tenor de Chaplin y la ausencia de guitarras; es un disco muy sencillo de escuchar que va desde el pop, el pop-rock, el ballad rock e incluso un poco de rock psicodélico.

Taylor Swift, Dua Lipa, The Killers, John Lennon, Bruce Springsteen… son algunas de las influencias que se perciben en el disco, las cuales Keane explota sin perder de vista lo que sabe hacer bien con el piano, la batería y el apoyo de sintetizadores o violines.

Con todo y lo anterior, el grupo no logra el impacto mediático que hubo con sus trabajos previos pero es una excelente producción, extremadamente personal y, sobretodo, muy empática.

Con este disco, Keane da la impresión de estar en una charla entre amigos, donde se ponen al día sobre qué ha sido de ellos y donde no dejan de repetirse “Todo está mal, pero aquí seguimos”.


Consigue el CD por Amazon: Cause & Effect

Consigue el Vinyl por Amazon: Cause & Effect (Vinyl)

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *