por Edgar Daniel Fernández Mejía

Te dejamos cinco diferencias entre las adaptaciones cinematográficas de It, el clásico de terror escrito por Stephen King.

1Trama

Si bien el argumento principal en las dos versiones de  It radica en que un payaso que llegó en forma de materia desconocida a la Tierra en un meteorito, reaparece cada 27 años para saciar su sed de miedo devorando niños, existen algunas diferencias entre la serie de los 90 y los remakes de la actualidad.

La diferencia radica, principalmente, en cómo se llevó acabo cada escena. La primera entrega sirvió de base para desarrollar los remakes subsecuentes.

Por otro lado, cabe mencionar que en los últimos films se exploraron, de manera más profunda, temas como el LGBT, violaciones y suicidios, que son parte fundamental de la trama presentada originalmente por Stephen King.

2La Personalidad de Pennywise

Durante la versión de 1991, tenemos a Tim Curry en los zapatos de Pennywise, quien se presenta como un ser complejo que llegó a meterse dentro de las mentes de los espectadores con aquella memorable escena dentro de la regadera, haciendo a más de uno evitar la ducha por varios días. Sin embargo, el payaso es presentado como un psicópata que desea devorar niños, alejado de una versión más obscura y violenta de lo que se plantea en las novelas.

En los remakes de 2017 y 2019, encontramos a un Pennywise (Bill Skarsgård) que presenta un mayor grado de violencia, el cual ocupa sus pocas pero certeras apariciones dentro del filme para sembrar un terror más puro en los espectadores, combinándolo con una violencia que llega a ser grotesca, más cercana a la visión que tenía Stephen King del personaje.

3Desarrollo de los personajes

En 1990 nos presentaron una miniserie con tres horas de duración, la cual exploraba a los personajes a través de flashbacks, condensando mucha información, lo que ocasionó que se tuvieran que recortar varios detalles que aparecían en el libro.

En contraposición, los remakes recientes presentan la historia dividida en dos películas, lo que permitió mostrar la evolución de los personajes de manera más puntual a través de detalles y situaciones que en su antecesora tuvieron que ser eliminados. Esto  nos permitió conocer una mayor parte del “iceberg” que contiene al universo de It.

4Aspecto de It

Tim Curry, en la primera adaptación, nos presenta un payaso que combina lo terrorífico con lo gracioso, acrecentando el miedo y la mala fama que tienen los payasos en el imaginario colectivo. Por otro lado, ese Pennywise se valía de sus terroríficos dientes como arma principal para provocar terror en sus víctimas.

Bill Skarsgård, en cambio, nos presenta un Pennywise cuya fuerza radica en cómo se ve: su apariencia está inspirada en la época victoriana, con un maquillaje que resulta más amenazante que su contraparte de los 90. Este Pennywise se convierte en una completa pesadilla en cuanto comienza el filme.

5Nuevo Terror

Todos tenemos claro que desde 1990 hasta 2017 el género de terror ha evolucionado con múltiples productos que van desde el suspenso hasta el susto fácil. La entrega de 1990 representa los miedos de muchos adultos hoy en día, sin embargo, si la analizamos con cuidado podemos concluir que su producción de sustos es menor que los remakes posteriores.

En la nueva versión, hay una combinación de esos sustos combinados con suspenso y terror psicológico.

Conclusión

La escencia de aquella versión de los 90 marcó toda una época, mientras que el remake de 2017-19 es una propuesta que da una bocanada de aire fresco a la historia, al tiempo que mejora aspectos que fallaron en su antecesora y crea un nuevo universo para los fans de la obra; no llega a ser perfecta pero puede considerarse una buena entrega destinada a un público que busca un terror más allá del susto fácil.

Al final de cuentas, ambas son hijas de su tiempo y cuentan con detalles que las hacen valer la pena; quizás la principal crítica que le podamos hacer a la aportación de los 90 sea la producción, consecuencia de la época, mientras que para el remake del 2017-19, la crítica —para la segunda parte— se centra en la sobrexplotación de chistes innecesarios.

Sea como sea, It es una obra a la que vale la pena echarle un ojo porque refleja el lado más obscuro de la sociedad.

Al final, tenemos dos versiones que no se menosprecian entre sí y brindan una adaptación decente para el espectador, quien al final de cuentas decidirá entre la nostalgia de los 90 o la nueva propuesta.

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *