por Paty Rodríguez

Por primera vez en 13 años, los miembros originales de Bauhaus se reunirán para un concierto de una sola noche en el recinto Hollywood Palladium de Los Ángeles, el próximo 3 de noviembre.

Ese día, las leyendas del rock gótico Peter Murphy, Daniel Ash, Kevin Haskins y David J convergerán en el mismo escenario para ofrecer una presentación, sin duda memorable, y para celebrar esta reunión, nos sumergiremos un poco en la historia y la música de Bauhaus.

Los orígenes de Bauhaus se remontan a finales de la década de los 70, en la ciudad inglesa de Northampton. Daniel Ash invitó a Murphy y Kevin Haskins a la formación de una nueva banda, que llevaría el nombre de S.R.

En un inicio, David J no fue contemplado: Ash no quería que formara parte de la agrupación porque él tenía la intención de liderarla y David J ya había tomado la batuta en las bandas a las que habían pertenecido juntos anteriormente. Poco después, sin embargo, Ash decidió que el talento David J no podía quedarse fuera. En efecto, su presencia era necesaria: él fue quien sugirió cambiar el nombre de la banda a “1919 Bauhaus”. En la víspera de año nuevo de 1978 tuvieron su primera presentación.

David J se inspiró en la escuela y posterior movimiento artístico de Alemania llamado Bauhaus para el nombre de la banda; incluso adoptaron las tipografías diseñadas por la sede de dicha escuela en Dessau. De acuerdo con el músico, la agrupación se identificaba profundamente con las”implicaciones y asociaciones estilísticas” de este movimiento. Esto tiene que ver con varias ideas, desde la concepción de los colores hasta la intención de armar un collage de varias artes. Y de cierta manera, se manifiesta en las portadas de los álbumes, en las presentaciones, en el performance de Peter Murphy.

El 6 de agosto de 1979 comenzaría la gran aventura de la banda con el lanzamiento de su primer sencillo, “Bella Lugosi’s Death”. Es hasta la fecha una de sus creaciones más aclamadas y no es para menos: a lo largo de los más de 9 minutos que dura la canción, se crea una atmósfera sobrecogedora, con una letra que en realidad parece (¿o es?) un poema, lleno de alusiones al universo oscuro del vampiro, el Drácula de Lugosi.

La instrumentación de dicha canción es realmente minimalista: un bajo y percusiones protagonistas, los ecos resaltando en la voz, pocos arreglos extra. El resultado: un verdadero himno de la cultura gótica.

Entre 1980 y 1983, Bauhaus lanzaron un álbum de estudio por año: In the Flat Field, Mask, The Sky’s Gone Out y Burning from the Inside. Gracias a su gran popularidad, se sumaron también a su catálogo algunas grabaciones de conciertos en vivo, varios EP’s y una decena de memorables sencillos.

La banda nunca fue de las que encabezaba las listas de popularidad. Pero rápidamente reunieron una buena cantidad de admiradores devotos, conquistados por la exquisita densidad y pesadez de canciones como “Hollow Hills”, la melancolía de “All We Ever Wanted Was Everything”, la atmósfera ominosa de “Kingdom’s Coming”.

Problemas como algunas diferencias creativas y el excesivo protagonismo de Peter Murphy llevaron a la disolución de la banda después del 83. Sin embargo, Bauhaus  regresó a los escenarios en 2005, para presentarse en el festival Coachella, y poco después, emprendieron una gira por Estados Unidos, México y Europa, que terminó en 2006.

Es realmente emocionante que después de todo este tiempo, los miembros originales decidan reunirse, al menos por una noche. Seguramente podremos escuchar lo mejor de su último álbum de larga duración, “Go Away White” (2008) y quién sabe, a lo mejor y es el primer paso para una nueva gira.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *