por Fausto Ponce

La tercera temporada está disponible para Latinoamérica a través de Paramount Channel o por Paramount + (disponible en Claro Video).

El inicio de la tercera temporada de The Handmaid’s Tale resulta bastante prometedor, y es que June (Elisabeth Moss) tendrá una nueva oportunidad, bueno dentro de lo que su contexto se lo permita, y es que debemos recordar que al final de la temporada anterior, nuestra protagonista decide dejarle su bebe a Emily (Alexis Bledel) y regresar por su otra hija, Hannah (Jordana Blake), en vez de ir y cruzar la frontera canadiense. Así pues, June va directo a casa de los McKenzie en donde está su hija, pero es capturada y llevada a casa de los Waterford en donde June revela que dejó a su hija Nicole en manos de Emily, lo que perturba a Serena.

El comandante Waterford crea una historia en donde Emily es la culpable de todo: ella se llevó a Nicole, mientras que June y Serena intentaron detenerla sin éxito; es la única manera de que puedan salvarse de ser colgados. Waterford está convencido de que puede arreglar las cosas. Sin embargo, antes de que podamos ver la efectividad del plan del amo de la familia, Serena prende fuego a la casa.

June es llevada a la Escuela Roja para ser castigada y posteriormente es asignada al comandante Lawrence (Bradley Whitford) quien le pregunta sarcásticamente si será un problema para él, a lo que June responde, con una sonrisa burlona, que no.

Emily llega sana y salva a Canadá con Nicole, y de manera exitosa contacta a Moira (Samira Wiley) y a Luke (O-T Fagbenle). Emily tendrá que enfrentar las secuelas de su encierro mientras que Luke aun lucha con el recuerdo de June.

De regreso en Gilead, June se unirá a la resistencia no sin antes enfrentar una verdad importante: su egoismo pone en peligro a la gente que la rodea, de hecho, vimos como en la temporada anterior provocó la muerte de una familia inocente. Así pues, June deberá tomar conciencia de sus actos. Este giro resulta interesante porque por un lado, ella hará lo imposible para recuperar a su hija, sin embargo, la posibilidad de su éxito es casi cero y a ella no parece importarle que gente inocente muera.

En fin, estos nuevos comienzos de Emily y June no serán para nada fáciles.

La tercera temporada arranca llena de tensión y con aires de cambio que confrontarán a nuestros personajes principales. Si la serie sigue así podría cerrar de manera estupenda (en Estados Unidos ya terminó de transmitirse y todo parece indicar que el resultado fue ese).

Hay que decir que por momentos, la serie es un poco tramposa, pues cuando le conviene, las fuerzas del orden de Gilead son implacables con los traidores y eficientes para detectarlos, y cuando no, June logra salirse con la suya.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *