por Jerónio Arellano Zandi

El pasado 19 de julio, murió el legendario actor neerlandés, Rutger Hauer, después de una carrera exitosa que duró cinco décadas.

Alto, con cabellera rubio platinado, digna de un Targaryen, su carrera comenzó en la década de los setenta en la industria cinematográfica de Los Países Bajos. De este periodo sobresalen sus cintas Delicias Turcas (Países Bajos, 1973) y Soldaat van Oranje (Eric, oficial de la reina, Países Bajos, 1977).

La segunda es considerada la mejor película neerlandesa acerca de la ocupación alemana de los Países Bajos durante la Segunda Guerra Mundial y muestra a un grupo de amigos y sus diferentes roles durante el conflicto. El filme le abrió las puertas de Hollywood a Hauer y al director de ésta, Paul Verhoeven (Vengador del futuro, Bajos instintos, Robocop, etc.)

La década de los ochenta fue, sin duda, la época de mayor éxito comercial y mundial para Hauer ya que apareció  en numerosos títulos que se volvieron películas de culto.

Uno es Carne y sangre (Estados Unidos, 1985) en la que Hauer es Martín, líder de un grupo de mercenarios en periodo de guerras italianas del Renacimiento.

Martín y sus seguidores son traicionados por un miembro de la nobleza, Arnolfini, a quien le ayudaron a recuperar su castillo. Agraviados y desesperados, los mercenarios juran que ahora sólo lucharán por su propio bienestar y jamás estarán a la merced de otro señor. El destino se atraviesa en el camino de Martín cuando toman como rehén a Agnes (Jennifer Jason Leigh), prometida del hijo de Arnolfini.

La película no fue exitosa en su momento, pero su legado e influencia sobre el género épico fue contundente. Sin titubear, la pieza mostró la crueldad de la guerras y de quienes la practican: torturas, violaciones, saqueos, todo mostrado gráficamente y sin “moralina”. Sorprende la fluidez con que se demuestra la crueldad humana y que evita despertar prejuicios en el espectador. Los personajes son mostrados por lo que son, mercenarios y prostitutas que luchan, como cualquier ser humano, por subsistir en un mundo cruel y violento.

Martín es mostrado como implacable, al igual que misericordioso, generando una lucha interna dentro del espectador, lo queremos pero también lo odiamos.

Otra película de este periodo a la cual le fue mejor es Carretera al infierno (Estados Unidos, 1986).
Jim Halsey (C. Thomas Howell) es un joven que le ofrece un aventón a John Ryder (Hauer). Lo que no sabe Jim es que John es un psicópata que lo acechará a lo largo de la película, cometiendo brutales asesinatos pero inculpando a Jim.

Esta película es una joyita del género de suspenso. La interpretación de Hauer es escalofriante y difícil de olvidar. La trama es sencilla pero funciona muy bien.

A lo largo de su carrera, Rutger Hauer interpretó a varios antagonistas, y sin duda, por el cual es más recordado es Roy Batty, el androide de Blade Runner (Estados Unidos, 1982).

La película transcurre en Los Ángeles del futuro (futuro para la época en que se rodó). Roy Batty es el líder de un grupo de androides Nexus -6, los más avanzados jamás creados, que llegan a la tierra para buscar a los científicos e ingenieros que los diseñaron.

Estos androides son muy similares a los humanos y muy peligrosos. Es por eso que las autoridades contratan a Deckard (Harrison Ford), un blade runner o detective que caza androides para eliminarlos.

En su momento, Blade Runner no fue exitosa a pesar de que ahora es considerada una de las mejores películas de todos los tiempos. Y mucho del peso de este galardón recae sobre la actuación de Hauer, quien al final de la película da uno de los monólogos más bellos jamás pronunciados en el celuloide. Ese discurso, breve pero profundo, resume el temor de la existencia y la fragilidad de la vida.

La carrera de Hauer después de los ochenta se volvió más modesta. Menos papeles principales o en películas grandes, pero a quienes vimos sus películas de su época dorada jamás lo olvidaremos.

Irónicamente, Hauer murió el mismo año en que el androide Roy Batty muere: 2019.

Adiós, y gracias por todo.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *