por Leonardo Ponce

Euphoria, la serie creada por Sam Levinson y promocionada por el rapero Drake, tiene un planteamiento similar a series dirigidas a adolescentes como Riverdale o The O.C, pero siendo esta una producción de HBO, el contenido es más explícito y en ocasiones difícil de mirar.

La historia está contada desde la perspectiva de Rue (Zendaya), una chica muy inteligente y sensible, adicta a las drogas. Es a través de Rue que vemos a los demás personajes como su mejor amiga Jules (Hunter Schaffer), una chica transexual que acaba de mudarse al pueblo; Fezco, el dealer de drogas con un corazón de oro; Nate Jacobs, el guapo atleta misógino con una vida “perfecta”; su amigo McKay que tiene una relación con Cassie, una chica que no puede escapar de un video donde ella aparece teniendo sexo, el cual circula entre todos sus conocidos entre otros.

No se me ocurre mejor frase para describir al espíritu adolescente de la serie que la de Jack Kerouac en su libro On the Road: “Las únicas personas que me interesan son las personas locas, locas por vivir, locas por hablar, por ser salvadas, deseosas por todo al mismo tiempo”. Así son los personajes que vemos en la serie: gente deseosa de todo y al mismo tiempo, gente que arde y quiere explotar, y como todo espectáculo peligroso, resulta muy excitante de ver.

Decir que Euphoria es una serie sobre adolescentes que tienen sexo y usan drogas sería una ridícula y simplista reducción. En el fondo, la serie explora la condición humana en múltiples manifestaciones y acertadamente utiliza a la mirada adolescente porque es cuando más evidente resultan nuestras angustias. Es en ese periodo de la vida cuando es nuestra primera vez en el mundo para probar muchas cosas y es cuando estamos tratando de encontrarle sentido al mundo.

El creador Sam Levinson, escritor de la película Assassination Nation, quería continuar con los conflictos retratados en dicha cinta pero ahora aterrizados a la realidad; temas con los que los adolescentes tienen que lidiar en el siglo XXI como las redes sociales, la identidad de género, violencia, las relaciones sexuales y emocionales, y demás temas que encontramos en la mayoría de las producciones actuales. Aunque a diferencia de series de este tipo como 13 Reasons Why (Netflix), Euphoria no utiliza mañosamente las historias de los personajes como un vehículo para llegar a un resultado deseado, como justificar que, gracias a 13 personas, la protagonista se suicidó.

El valor de esta serie reside en el énfasis que sus creadores pusieron en que las situaciones fueran lo más reales y auténticas dentro de la medida de lo posible. De hecho, gran parte del elenco (actores de 15 a 24 años) confirma haber experimentado varias de las situaciones retratadas en la serie, si bien no al mismo tiempo que sus personajes, sí en algún punto de su vida. Incluso comentan que hubieron momentos que fueron muy difíciles de filmar debido a la fuerte carga emocional de las situaciones.

Para terminar, hace falta mencionar que la curaduría de la música es impecable y funciona de maravilla para sumergirnos en este universo lleno de altibajos anímicos y de energía. Para la gente que se enganchó con la serie, les recomiendo escuchar el Playlist curado por Apple Music con las canciones utilizadas en la primer temporada.

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *