por Jerónimo Arellano Zandi

Este año, la E3 (Electronic Gaming Expo) se sacudió por dos acontecimientos: el primero, la presencia del actor Keanu Reeves quien saldrá en el esperado juego de Cyberpunk 2077 (CD Projekt, Polonia) y el segundo, la presentación de Final Fantasy VII Remake (Square Enix, Japón).

El primero, la presencia del actor Keanu Reeves quien saldrá en el esperado juego de Cyberpunk 2077 (CD Projekt, Polonia) y el segundo, la presentación de Final Fantasy VII Remake (Square Enix, Japón).

Final Fantasy VII (1997, Japón) es uno de los juegos más exitosos e influyentes de la historia de los videojuegos a nivel global. Con más de 12 millones de copias vendidas, su legado en la psique de los jugadores ha estado presente desde el año de su estreno. Aunque es el séptimo título en una franquicia de 15 títulos (no contando los que son spin offs o compilaciones) es el más popular de todos ellos.

La trama sigue a Cloud Strife, un mercenario que sostiene haber sido miembro de “SOLDIER”, un grupo élite de súper-soldados que trabajan para “Shinra”, una mega-corporación que posee casi poder absoluto en el planeta donde se lleva a cabo el juego. Cloud se une a “AVALANCHE” un grupo de eco-terroristas que desean impedir que dicha corporación extraiga toda la “esencia” del planeta para usarla como energía.

Como rasgo de los Final Fantasy, siempre juegas con un equipo (party si usamos los términos de juegos de role-playing)tres personajes más a quienes controlas en combate. En cuestión de trama, todos los personajes tienen una lucha interna por su pasado y eso le da mucho al juego. Además, aparte de Cloud hay dos personajes que sobresalen y son favoritos del público hasta la fecha.

Aeris Gainsborough, una joven que vende flores pero que resulta vital para la trama del juego. Cloud le tira la onda y decide actuar de guardaespaldas para ella sin saber que es la última “cetra”, la raza más antigua del planeta y con ciertos poderes sobre la naturaleza. El segundo es el antagonista Sephiroth, otro súper soldado vuelto loco y que renuncia a su humanidad para convertirse en un dios usando la esencia del planeta.

Final Fantasy VII fue el primero en meter ciencia a la franquicia que era medieval. Los elementos de la ciencia ficción como motocicletas futuristas, trenes y una empresa que experimenta con seres vivos le dio un nuevo aire a una franquicia que ya había mostrado ser popular por una década con los jugadores.

El éxito del juego no se debió únicamente a la trama, las revoluciones tecnológicas lo hicieron sobresaliente en su momento y relevante en la posteridad. Explotó lo que el CR-ROM y los gráficos que el primer Play Station permitía.

¿Qué nos mostró el avance de Final Fantasy VII Remake? La aplicación de los avances tecnológicos de la industria en materia visual y dinámica de los juegos.

Unos modelos (las figuras como personajes o estructuras) con alto nivel de detalle. Animaciones dinámicas con movimientos realistas y dinámicos que superan con mucha facilidad lo mejor de videojuegos hoy en día. Pero sobre todo, cambios en el “gameplay” que es lo más importante en un juego. Ya no hay turnos estáticos donde el jugador especifica comandos a los personajes, ya todo se hace en “real time”, no hay turnos o pausas.

Una de las herramientas que permite esto son las barras “Active Time Battle” (ATB), que se van llenado conforme un personaje conecta golpes normales. Cuando se llenan, esto permite al jugador desacelerar el tiempo en el juego (como en La Matrix) y abrir el menú de modo táctico y de allí utilizar herramientas especiales como poderes, hechizos y artículos como pociones de curación.

El jugador también puede saltar de personaje a personaje con picar un solo botón y otras dinámicas similares.

Cuando vi el tráiler se me hizo la piel de gallina. Todo se ve espectacular aunque ya conozcamos la trama del juego, a la cual se le agregarán algunos detalles pero respetando todo lo anterior.

Square Enix, el estudio, ya llevaba planeando cómo hacer el remake desde la salida del Play Station 3, pero no fue hasta 2015 que muchos de los creadores de la saga decidieron que el momento era el indicado ya que sintieron que: “ahora o nunca, o estaremos muy viejos”.

Un dato curioso: el nombre de la franquicia proviene de los sentimientos de Hironobu Sakaguchi, que lamentablemente no forma parte del actual proyecto, creador de la franquicia y de varios de sus éxitos quien antes de sacar el primero, después de otros fracasos dijo: “si este no sale, me regreso a la universidad, es el juego final…”.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *