por Jerónimo Arellano Zandi

El pasado viernes, 21 de junio, Netflix estrenó en su plataforma una de las series más icónicas e impactantes que el mundo ha visto: Neon Genesis Evangelion (Japón, 1995).

A mediados de los noventa, L’Enfant Terrible del ánime, Hideaki Anno, junto con su estudio Gainax, estrenó la serie animada. El manejo de temas como depresión con tonos religiosos y en un ambiente que involucra mechas (robots piloteados) la hace sobresalir de entre muchas otras.

La serie inicia 15 años después de un cataclismo conocido como el segundo impacto. Shinji Ikari, un adolescente, es reclutado por su padre Gendo, jefe de una organización llamada NERV, para que pilotee un EVA, un bio-mecha para combatir contra unos seres conocidos como ángeles, los mismos que ocasionaron el segundo impacto y ahora buscan generar el tercero que significaría el fin de la humanidad.

La acción ocurre en Tokyo-3, una metrópolis y la nueva capital de Japón después de la destrucción de Tokio. Los EVA son la única arma de la humanidad capaz de penetrar los campos de fuerza que protegen a los ángeles y, por ende, con la capacidad de derrotarlos.

El primer contacto que tuvimos los mexicanos con la serie fue a través del difunto canal de cable Locomotion que se especializaba en proyectar animaciones. En su repertorio pasaron ánimes como: Akira, Cowboy Bebop y Macross.

Evangelion superó toda expectativa del género con una trama compleja que demostraba traumas psicológicos con una pizca de gnosticismo, Cábala y cristianismo.

Shinji es un protagonista único ya que se le puede considerar un perdedor total. Tiene muchos problemas para interactuar con los demás y sufre de ansiedad adolescente, se preocupa por todo y llora con facilidad. Sin embargo, su lucha contra estos defectos y su talento como piloto de EVA contra los ángeles, hace que lo admiremos. ¿Un perdedor de este calibre puede vencer a los ángeles? Es esperanzador y conecta con la audiencia. La principal causa de su angustia proviene por el rechazo de su padre, Gendo, un apático y frío sujeto que no ama a su hijo.

Otro elemento que hace a la serie sobresalir es el antagonista principal: Dios,  quien desea el exterminio de la humanidad mandando a sus ángeles para cumplir su capricho.

¿Por qué dios nos desea aniquilar? Jamás se explica detalladamente y no es necesario, el objetivo es nuestra supervivencia y evitar el fin de la humanidad.

Cabe mencionar que la serie tiene uno de los finales más extraños y complejos de todos los tiempos que en su momento causó mucha controversia. Hideaki Anno, quien había sufrido de una fuerte depresión, se enfocó en las crisis psicológicas de los personajes a media serie y esto se nota a leguas de distancia. Pasamos de una primera donde hay momentos cómicos de Shinji y sus compañeros en la escuela a una segunda lúgubre, donde personajes mueren, los ángeles atacan más y están logrando llegar a su objetivo ya que Shinji tiene un colapso mental que culmina con un episodio donde el espectador está en el psique del personaje con sus problemas existenciales.

Las aportaciones al género de mecha de Evangelion lo revolucionaron. Los mechas no eran máquinas, como después se descubre, tienen elementos biológicos que conectan con los pilotos, que sólo puede ser con adolescentes por cuestión de sincronización. Consumen mucha energía y por ende deben estar conectados a una fuente porque la pila únicamente dura 3 minutos. Los diseños de los Evas son sobresalientes y se nota que no son solo  robots.

La música, el guion, diseño y la cinematografía han permitido que Evangelion sea considera como “clásica” ya que no ha perdido su influencia y continua siendo referenciada hasta la fecha. No por nada Netflix decidió adquirir los derechos y proyectarla dentro de su plataforma.

Cabe mencionar que ya ha generado controversia por no contar con el tema musical “Fly me to the moon” al final de cada episodio y que se eliminó la tensión homo-erótica entre Shinji y otro personaje que aparece al final (No spoilers).

Les recomendamos desde el fondo del corazón que le echen un vistazo

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *