por Jerónimo Arellano Zandi

Tolkien (Estados Unidos, 2019) es una cinta medianamente cumplidora acerca de los años formativos de J.R.R. Tolkien, el afamado escritor de fantasía y autor de El Señor de los Anillos.

Dirigida por Dome Karukoski (Tom of Finland), la película toca varias líneas temporales: la niñez de J.R.R.Tolkien (Nicholas Hoult), sus años universitarios y su experiencia en la Primera Guerra Mundial.

El joven Tolkien y su hermano quedan huérfanos pero bajo la tutela de un sacerdote católico (de los buenos) quien los deja bajo el cuidado de una mujer noble que les da acceso a una buena escuela donde Tolkien conoce al amor de su vida, Edith Bratt (Lily Collins), quien también es huérfana.

La película inicia con un momento en las trincheras durante la batalla del Somme en la Primera Guerra. El escritor sufre de una fiebre que le hace alucinar y de allí pasamos a su infancia en los bosques donde se la pasa jugando y su madre contándole historias.

Todas las líneas narrativas sirven para demostrar cómo Tolkien fue adquiriendo experiencias que luego influirían sus escritos. Desde su obsesión por los idiomas y la importancia de la fraternidad hasta la crueldad de la guerra. Por ejemplo, mientras está en las trincheras, cuando los germanos atacan, él ve dragones en vez de los soldados que cargan lanzallamas, y ve jinetes negros que van matando a británicos con sus espadas.

La primera mitad de la película se siente muy lenta, pero en la segunda mitad remonta, justo cuando se muestran los años universitarios de Tolkien y de su círculo de amigos artistas, los cuatro que, obviamente, pasarían a ser los cuatro Hobbits de El Señor de los Anillos. También podemos ver sus esfuerzos por sacar buenas notas en la escuela, la sociedad conservadora británica y cómo, eventualmente, todo llega a su fin cuando estalla la Primera Guerra Mundial.

Sin advertencias, brincamos de una  línea temporal a otra, pero está bien logrado ya que el espectador no se pierde jamás y, aunque tiene congruencia, llega a cansar, sobre todo cuando sólo se demuestra superficialmente las experiencias del autor.

Las actuaciones de Nicholas Hoult y Lily Collins son sólidas ya que la química entre ellos es orgánica. De hecho, el arco dramático mejor logrado es el de la relación amorosa: dos huérfanos pobres que se aman y desean liberarse de las cadenas de su realidad para forjar un futuro juntos. Pero la vida les pone obstáculos y Tolkien tiene que escoger entre Oxford y el amor: se ve obligado a elegir el primero y se arrepiente profundamente.

Pero afortunadamente para él, la pasión entre ellos era tan fuerte que el amor logra vencer los todos obstáculos, incluyendo a “la guerra que acabaría con todas las guerras”.

El segundo arco mejor logrado es el de la amistad. Tolkien se hace amigo de otros tres niños, todos ellos con una sensibilidad extraordinaria y con tintes artísticos en distintas ramas: poesía, pintura, música y prosa. Cuando no están en la escuela, se reúnen en un salón de té donde comparten sus obras pero sobre todo se inspiran y empujan a no darse por vencidos y a “cosechar el día”. Ellos crean T.C.B.S, una hermandad nombrada así por el lugar donde toman té.

Lamentablemente, dos de ellos mueren durante la Primera Guerra Mundial y un tercero regresa traumado, Tolkien es el único que logra sobrevivir a este destructivo conflicto.

Uno de los puntos más débiles de la película es que no se concentra en el Tolkien erudito, sobre todo  cuando está en Universidad. Se sabe que trabajaba mucho en sus ideas durante ese periodo y los eventos que inspiran su “mitología” quedan a nivel anecdótico. En otras palabras, se muestran pero no profundizan.

Otro elemento que le resta contundencia al filme es que no se siente que exista conflicto. Excepto por la separación de su amada, todo permanece en un nivel anecdótico.

Es probable que nombrar la cinta Joven Tolkien hubiera ayudado a que los espectadores y fans no lleguen a la sala esperando ver la parte madura de la vida del autor. Sin embargo, está bien realizada y cumple.

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *