por Paty Rodríguez

Los días 17, 20 y 23 de agosto, Björk se presentará en el Parque Bicentenario de la delegación Azcapotzalco como parte de su gira Cornucopia, con un espectáculo que promete ser impactante.

Poco antes de la presentación de la gira, que tuvo lugar en Nueva York, Björk describió  Cornucopia como “el concierto con el montaje más elaborado hasta ahora, donde lo acústico y lo digital se estrecharán las manos, con el apoyo de un equipo de colaboradores hecho a la medida”. De hecho, se espera que en el escenario la artista sea acompañada por un ensamble de siete flautistas islandesas, así como de un arpista, un percusionista y un coro de 50 miembros.

El concepto original de Cornucopia fue concebido por la islandesa, y la dirección corrió a cargo de la prestigiosa cineasta argentina Lucrecia Martel. De acuerdo con la reseña hecha en la revista ROCK NYC después de la primera presentación de la gira, el resultado fue “una ilustración emocionante y extraordinariamente hermosa de un mundo donde la gente y la naturaleza se polinizan mutuamente en una sociedad dirigida por mujeres”. Se dice que el objetivo de la fuerte impresión estética provocada por el espectáculo es para llamar a la acción en favor del medio ambiente y, por supuesto, presentar un mundo donde sea reivindicado el papel de la mujer como líder.

Björk siempre nos ha tenido acostumbrados a lo grande y lo sublime. Desde su infancia en las afueras de Reikiavik, la artista mostró señales de un genio inigualable, con intereses tan variados que iban desde la física y la biología, hasta la música. De hecho, a los 5 años, Björk comenzó a estudiarla de manera formal, y con tan sólo 15 años, se graduó como pianista clásica. Por supuesto que su formación musical no se limita a un sólo instrumento: la artista se desempeña perfectamente tocando la flauta, el arpa, el clarinete, la armónica, el violonchelo, la guitarra y el bajo. Y ni hablar de su voz:

La artista también ha destacado en otros ámbitos. En 1999, por ejemplo, participó en la película Dancer in the Dark, dirigida por Lars von Trier, donde  además de componer el soundtrack, interpretó el papel principal. Gracias a esto, Björk fue la ganadora de la Palma de Oro a la mejor actriz durante el estreno de la película en Cannes; sin embargo, poco después declaró que no volvería a actuar después. Tampoco olvidemos su original trabajo artístico en el diseño de sus álbumes, su vestuario y su videografía: hace tan sólo un año, el Centro Nacional de las Artes fue sede de “Björk digital”, una exposición diseñada por ella que ofreció a los espectadores una experiencia de realidad virtual.

Esta multiplicidad de talentos e intereses se manifiesta claramente en la carrera musical de Björk: comenzó formando parte tanto de bandas de rock como de jazz, y ahora cuenta con una discografía solista de una decena de álbumes de estudio. Es inútil tratar de clasificarla dentro de una categoría o etiqueta cerrada y bien definida, pues a lo largo de su carrera se ha desenvuelto en géneros tan variados como el rock industrial, el dream pop y el jazz. Finalmente, la artista ha sido capaz de crear un estilo realmente propio, en el que solamente ella se puede recrear.

Björk es considerada una de las artistas más influyentes de nuestro siglo y ha vendido más de 90 millones de discos alrededor del mundo. Pronto tendremos la posibilidad de ver a esta gran figura en vivo y tan grande es el valor de vivir esta experiencia, que su precio da cuenta de ella: los boletos más costosos alcanzan la cifra de 10 mil pesos. Sin embargo, vale la pena para quien ha sido cautivado por la magia que supone su arte.

Aquí, podrás conseguir boletos en preventa el 28 y 29 de mayo; a partir del 30, iniciará la venta general.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *