por Paty Rodríguez

Buenas noticias para los fans metaleros del norte: el próximo 2 de junio, los hermanos fundadores de esta leyenda brasileña se presentarán en el recinto Escena de Monterrey. En un concierto que promete ser épico, Max e Igor Cavalera harán homenaje a dos de los discos más importantes de Sepultura en particular y del metal en general: Beneath the Remains y Arise.

En el espectáculo por venir, cuya organización ha corrido a cargo de la empresa 33 Records, se espera la presencia del guitarrista Mark Rizzo. Desde 2003, este virtuoso acompaña a Max Cavalera en su banda Soulfly, la cual también se presentó en suelo mexicano hace tres años. El evento tendrá una duración de dos horas, y los boletos costarán tan sólo $700 en la preventa vía Boletia.

Durante el concierto, los admiradores estarán inmersos en toda la fuerza y energía de los dos álbumes que marcaron la época dorada de Sepultura. Beneath the Remains vio la luz en 1989, y contando únicamente con 9 canciones, hizo que el mundo del metal dirigiera la mirada a este enorme talento que llegaba a su punto de ebullición en Sudamérica. Por su parte, el álbum Arise, lanzado en 1991, terminó de colocar a a Sepultura en un lugar consagrado dentro del mundo del metal.

Dicho esto, podemos esperar que canciones como “Beneath the Remains”, “Inner Self” y “Mass Hypnosis” serán algunas de las piezas que más harán vibrar a los asistentes, pues han sido consideradas los estandartes del álbum de 1989 tanto por el público como por la crítica. En cuanto a los temas más esperados de Arise para el próximo espectáculo, seguramente serán “Dead Embryonic Cells”, “Desperate Cry” y la homónima “Arise” las canciones que se recibirán con mayor entusiasmo.

Los hermanos Max e Igor Cavalera, nacidos en el estado de Minas Gerais, se acercaron por primera vez al mundo del rock y el metal en 1984, después de la muerte de su padre. Curioseando entre la colección de vinilos que el hombre había dejado atrás, los Cavalera se encontraron con dos joyas que dejaron una huella profunda en su persona: Led Zeppelin IV y Black Sabbath, el homónimo primer álbum de la banda liderada por Ozzy Osbourne.

Fue así como los jóvenes Max e Igor, contando tan sólo 15 y 14 años de edad respectivamente, se decidieron a concretar su sueño de dedicarse a la música a finales de ese mismo año. Abandonaron los estudios y pronto nació la primera alineación de Sepultura, con Max en la guitarra e Igor en la batería.

El éxito de la nueva banda creció con rapidez. Sus dos primeros álbumes, Bestial Devastation (1985) y  Morbid Visions (1986), hicieron de Sepultura una figura sumamente reconocida en Brasil. La banda ya se había trasladado a Sao Paulo para hacer crecer su carrera y fue haciéndose cada vez de más admiradores conforme se iban presentando en distintas ciudades del país. En 1987, lanzaron Schizofrenia, disco que vendió más de 10,000 copias, superando los números de los primeros álbumes de Slayer o Anthrax.

Pronto, llegarían los álbumes anteriormente mencionados, Beneath the Remains y Arise, a consagrar el lugar de Sepultura como una de las más grandes bandas del metal. Sin embargo, los conflictos entre los miembros y la diferencia de intereses pronto hicieron que se fragmentara la alineación, que para 1989 ya no era la misma que vio nacer a Sepultura. La alineación actual de la banda nada tiene que ver con la de sus inicios. Max, por ejemplo, abandonó el proyecto en 1996, en medio de tragedias personales y una relación en crisis con su hermano.

Diez años después, Max e Igor hicieron las pases y éste último se unió a Soulfly, la banda que su hermano había formado. Hoy, los hermanos Cavalera trabajan juntos en un proyecto llamado Cavalera Conspiracy, y este año se han embarcado en una gira reviviendo los años dorados de Sepultura.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *