Por Jerónimo Arellano Zandi 

Dicen que la cima es solitaria. Khaleesi, a través de su ideología, carisma y poder mágico sobre los dragones, pudo juntar uno de los ejércitos más poderos del mundo para luchar por el trono de hierro. Hombres emancipados, corsarios, bárbaros y varias dinastías de Westeros la siguen. Sin duda, es uno de los seres más poderosos que se ha visto por los siete reinos, pero hay algo que se le escapa de las manos: no tiene amigos.

Huérfana a temprana edad y usada por su hermano como moneda de cambio, Daenerys siempre ha estado involucrada en el mundo del poder, la nobleza y la venganza. Al principio no era más que un escalón para las metas de otros, pero pudo vencerlos y ahora ella es la que asciende gracias a su generosidad, su visión y, por supuesto, sus dragones. Sin embargo, sigue siendo una especie de caudillo.

En las primeras temporadas de Game of Thrones, Daenerys era una niña caprichosa que no escuchaba consejos y por cuya culpa murió su marido, Khal Drogo,(ese es un hecho).
Se fue volviendo prepotente al descubrir su poder, pero también luchó en contra de la esclavitud y el abuso hacia las mujeres. Ahora, tiene gente que la seguiría hasta los confines del universo y lo están haciendo; le tienen cariño, admiración o lealtad, pero nadie puede darle un abrazo, hacer un chiste de ella o hacerla reír.

“Ser Paga-Fantas” (Jorah Mormont) ha seguido a la reina de los dragones desde el inicio y posee una relación cálida con ella pero siempre ha sido de amo-vasallo, jamás de igual a igual, que es la esencia de la amistad. En cambio, Jon Snow fue rey y aún así tiene a sus colegas de la guardia que no duda en abrazar y cotorrear con ellos.

Uno no escoge a sus jefes o a su familia pero sí a sus amigos, individuos que no te siguen por poder, miedo, adulación o justicia, te siguen porque genuinamente aman tu ser, tu compañía.
Visto bajo este lente, la madre de los dragones se vuelve un personaje trágico. A Daenerys siempre se le habla con reverencia, y todos tienen miedo de despertar su legendaria ira que aún no sabe controlar.

Parecía que con Jon Snow podría aspirar a algo sincero, pero la revelación de la estirpe del bastardo en el episodio dos de la última temporada parece haber acabado con eso.

Daenerys es la reina y tiene dragones, eso crea una brecha que pocos osan cruzar. Y no es elección de ella en todos los casos, desde su infancia se le incautó que provenía de un linaje que gobernaba y que era servido.

Claro que apunta a ser una gobernante generosa y justa, pero su estatus y responsabilidades le impiden tener relaciones sin que el poder esté de por medio.

¿Sería más feliz Daenerys si tuviera una amistad? Sin duda. ¿Sería más débil? Posiblemente, ya que en el amor o la amistad uno se vuelve más vulnerable.

Es probable que llegue a ser el poder dominante de Westeros, pero tendrá un vacío en lo más profundo de su ser. Espero que conozca la verdadera amistad antes de perecer.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *