¡Esta reseña contiene spoilers!

por Fausto Ponce

La tensión crece, es insostenible… y la única imagen que se me viene a la cabeza es la de “El grito” de Edvard Munch: Los Caminantes Blancos están a la vuelta de la esquina y en Winterfell la gente se prepara para lo que podría ser su última noche. La mayoría no saldrá con vida a menos que ocurra algún milagro. El segundo capítulo comienza con Jaime Lannister siendo “juzgado” por Daenerys, Sansa, Bran Stark y Jon Snow: Jaime debe convencerlos de que desea ayudarlos contra los Caminantes Blancos; simbólicamente es un acto de redención.

Tyrion y Brienne interceden por Jaime: con la noticia de que Cersei no cumplirá su palabra de mandar gente al norte, la opinión del primero es inútil pero la de Brienne tiene un impacto profundo en Sansa quien decide que Jaime se puede quedar, al igual que Jon.

Bran no dice nada sobre su historia con Jaime y posteriormente nos enteraremos que Bran lo ha perdonado, o bien, como ahora es un sujeto extraño, quizá ya no le importa. Finalmente, sin ese incidente Bran no sería quien es ahora.

Durante casi todo el episodio los personajes se preparan mentalmente para enfrentar lo que podría ser su batalla final: Jaime y Tyrion hablan sobre su relación familiar, Sam sabe que no puede ayudar en la batalla y decide dar la espada familiar a Sir Jorah Mormont, quien a su vez trata de convencer a su prima Lyanna que no vaya a la batalla, pero es inútil; Arya desea conocer más sobre “la vida” y para eso se acerca a Gendry, mientras que Sansa se reencuentra con Theon y Brienne recibirá un hermoso y conmovedor regalo de Jaime, quien sin su brazo y su capacidad guerrera resulta ser más hombre que antes.

Jon evita a Daenerys durante casi todo el episodio, lo cual la tiene un poco desconcertada así como también el hecho de que Cersei le haya mentido, y por si fuera poco, tendrá un encuentro con Sansa que la confrontará con sus ambiciones de poder; también habrá algo más desconcertante con Jon al final del episodio.

Lo que vimos en este segundo episodio es un pequeño respiro antes de que llegue la tormenta, un respiro que de pronto tiene un poco de paz y nostalgia pero que es incapaz de ocultar el nerviosismo y el hecho de que deberán pelear por su vida y la de sus seres queridos.

3 replies
  1. Octavio
    Octavio says:

    Muy buena reseña. Te sigo en Twitter y me agrada que puedo obtener información de buena calidad cuando leo lo que escribes. Btw, tengo miedo de que el Rey de la Noche no se presente a la batalla, y que esté atendiendo temas más importantes como sentarse en el trono de hierro antes de cualquier otra cosa. Cersei estaría preparada? No lo creo. Jejeje. Veamos qué depara el Domingo. Saludos

    Responder
  2. Kyodai
    Kyodai says:

    Hola Faus muy buena reseña, aun que si me gustaría (en lo personal) que le metieras un poco de teorias 😉 por ejemplo que significó para ti o que crees que tenga que ver la cancion de Jenny of oldstones que supongo tiene que ver con la decisión de Jon sobre dejar el Trono a Daeny, o por ejemplo la reacción de Arya en la escena donde casi la dejan en silla de ruedas (recuerdo que Gendry calzaba del patorce según las titutas) o algo así, no se si me explico. Saludos

    Responder

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *