por Miguel Mora Vargas

Cafarnaúm (Capharnaüm, Libano, 2018) es una película escrita por Michelle Keserwany, Jihad Hojeily, Nadine Labaki  y dirigida por esta ultima que nos muestra un drama de pobreza, abusos e infamia en una zona marginada del Medio Oriente.

Situada en el Líbano, la cinta nos presenta a Zain (Zain al-Rafeea), un niño de 12 años que cumple una sentencia de 5 años de prisión en una cárcel de menores por haber apuñalado a un hombre.  La historia está dividida en tres partes:

Primero, la directora Nadine Labaki nos ubica en el presente en donde Zain, ayudado por su abogada—papel que encarna la propia directora de la película—, demanda a sus padres por haberlo traído al mundo. Tras este gancho dramático, la tensión se fija en la historia del pequeño, la cual está fracturada por medio de flashbacks que nos permiten ir descubriendo cómo llegó el protagonista a los juzgados.

La segunda parte de la historia nos descubre los resortes dramáticos que llevaron a Zain a emprender una odisea para sobrevivir y tratar de impedir que su hermana Sahar (Cedra Izam) sea cedida en matrimonio a un hombre mucho mayor. Pero tanto la miseria moral como económica de la familia son apabullantes y, por más intentos que hace Zain por salvar a su hermana, Sahar es entregada al mejor postor.

Con constantes ires y venires  del  pasado y el presente de Zain preso, se va entretejiendo la tercera parte de la historia en donde se nos narra cómo el pequeño tiene que salir huyendo de sus padres y sobrevive en la calle a través de su ingenio. Al poco tiempo se encuentra con Rahil (Yordanos Shiferaw), una migrante etíope que le brinda refugio y comida a cambio de cuidar a su  pequeño hijo Jonás (Boluwatife Treasure Bankole).

Pero lo que pareciera ser un descanso para Zain se convierte en una pesadilla porque tanto la mujer etíope como el protagonista carecen de documentos, algo esencial  para acceder a cualquier servicio o trabajo normal. Los dos, junto con el bebé, quedan hacinados en un campo de refugiados, en donde están mezclados todo tipo de migrantes.

Al poco tiempo, Rahil desaparece, dejando a su suerte a Zain y a Jonás. Las condiciones infrahumanas a las que se debe enfrentar el pequeño protagonista lo llevan a su derrumbamiento vital. Sin embargo, es sumamente revelador el grado de solidaridad que muestra con el pequeño Jonás, de quien, a pesar de sufrir malos tratos, no se desprende hasta que la realidad lo rebasa.

La película no solo hace un retrato vivo de la situación de una zona de guerra al mostrarnos las consecuencias del traslado de gentes sin papeles a territorios donde la justicia y el orden social es prácticamente inexistente, sino que profundiza en la indiferencia de los adultos por proteger a la infancia, entre otras cosas porque están incapacitados por ser parte de un conflicto sin fin que sigue consumiendo a los  seres empobrecidos que habitan en la franja del conflicto.

La historia resulta ser desgarradora y concluye con una mezcla de declaraciones ante un juez, en donde Zain denuncia las condiciones en las que vino al mundo, reclamándoles a sus padres y apelando para que les prohíban tener más hijos.  Además de esto,  somos testigos  del aterrador testimonio de su padre, Selim (Fadi Youssef), quien se lamenta por haber tenido hijos, reconociendo que es la causa de sus desgracias, por no poderse enfrentar a un mundo despiadado y brutal en donde no hay oportunidades.

Cafarnaúm es un film de la calle con momentos que podrían ser parte de un documental, filmado con cámara en mano. Tanto la realizadora como el cinefotógrafo Christopher Aoun logran imprimir un ritmo y un punto de vista original en donde provocan que el  espectador participe como un testigo más del infierno humano en el que viven los protagonistas. El resultado a lo largo del metraje es positivo, logrando un trabajo de gran solidez.

La película fue seleccionada para competir en el Festival de Cannes 2018 en donde ganó el premio del Jurando. También fue nominada al Oscar como mejor película de no habla inglesa en 2018. Además de obtener otras nominaciones a los premios Globos de Oro  y los premios BAFTA, en el mismo año.

 

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *