por Fernanda Ferrer

El estrecho vínculo entre el teatro y el cine se ha visto alimentado a través de los años. Si bien pocas cosas son más poderosas que la emoción del teatro en vivo, existen algunas obras que se han adaptado a la pantalla grande, enriqueciendo de otras formas al medio. Desde obras clásicas hasta vívidos musicales, aquí les traemos una lista de algunas cintas que han sido adaptadas de obras teatrales.

1 Trono de sangre (Kumonosu-jō, Akira Kurosawa, Japón, 1957)

William Shakespeare es, sin duda, uno de los nombres más reconocidos en el mundo de la literatura y específicamente de la dramaturgia.  Desde Hamlet hasta varias versiones de Romeo y Julieta, muchas de sus obras se han adaptado incontables veces en el teatro y el cine. Sin embargo, una de las que más se reconocen por su singular interpretación y por ser obra de Akira Kurosawa es Trono de sangre (Kumonosu-jō literalmente “El Castillo de tela de araña”). Esta adaptación transporta a Macbeth de Escocia en la época medieval al Japón de la era feudal.

Kurosawa, quien dirigió y coescribió el guión, transporta esta compleja obra sobre poder y ambición a una cinta samurai con elementos estilísticos del drama noh. El Noh es un estilo dramático lírico tradicional de Japón que aporta una carga visual que sustituye la ausencia de la poética original de Shakespeare.

Con la incorporación de elementos como máscaras y tradiciones samurai, Kurosawa crea una obra política que, a pesar de la diferencia cultural, conserva su esencia crítica y resuena como una obra maestra del cine japonés.

2 ¿Quién teme a Virginia Woolf?  (Who’s Afraid of Virginia Woolf? Mike Nichols, EUA, 1966)

En esta cinta, estelarizada por Elizabeth Taylor y Richard Burton, se explora la vida de un matrimonio que ha ido cayendo en un espiral de alcoholismo y depresión. La historia transcurre durante una velada en la que, junto con una pareja mucho más joven, abordan preguntas existenciales, juegos emocionales e intensas discusiones que cuestionan la idea del matrimonio según la perspectiva de cada pareja.

El texto original de Edward Albee se estrenó en Broadway en 1962 y cuando se adaptó al cine, la película causó controversia debido a la temática y al diálogo dentro de ella.

¿Quién teme a Virginia Woolf? mantiene cierta fidelidad en cuanto a la sensación en escena, sustentándose primordialmente en los diálogos y el peso actoral, pero aportando una sensación de crudeza y ensimismamiento. Esta cinta es una montaña rusa emocional dentro de un drama con humor negro.

3 Amadeus (Miloš Forman, EUA, 1984)

En esta adaptación tomada del texto original de Peter Shaffer, el director Miloš Forman da luz a la vida y obra del gran compositor austriaco Wolfgang Amadeus Mozart desde los ojos de un celoso Antonio Salieri.

La obra teatral original fue presentada en Londres en 1979 bajo el nombre de Amadeus y, al año siguiente, se estrenó en Broadway, lo que le significó no sólo una gran aceptación del público, sino varios premios Tony.

Por su lado, la cinta se destaca por una gran puesta en escena, el uso de vestuarios extravagantes y escenarios que asemejan el estilo barroco, lo que le concedió varios premios y el reconocimiento por parte de la escena cinematográfica.

4 La mujer que cantaba (Incendies, Denis Villeneuve, Canadá, 2010)

La mujer que cantaba es una de las primeras cintas del director Denis Villeneuve en ser reconocida mundialmente. Esta potente y vigorosa película parte de la obra teatral homónima de Wajdi Mouawad.

A través de la historia de dos jóvenes que, tras la muerte de su madre, reciben instrucciones para buscar a su padre y a su hermano desconocido, La mujer que cantaba hace una crítica política y social, al tiempo que cuenta una historia íntima y complicada al estilo de tragedia griega.

Por su fuerza y crudeza, el texto subsiste por sí solo, sin embargo, por los brincos de tiempos narrativos que Villeneuve maneja de forma precisa, es difícil concebir esta historia limitada por un escenario.

 

5 Crimen Perfecto (Dial M For Murder, Alfred Hitchcock, EUA, 1954)

Alfred Hitchcock era un amante del teatro y queda evidenciado en sus puestas en escena y cuidado al detalle actoral. En la cinta Crimen perfecto, un tenista retirado sospecha una infidelidad por parte de su esposa y chantajea a un viejo amigo para ayudarlo a asesinarla.

Tanto el guión de la cinta como el libreto original de la obra fueron escritos por Frederick Knott. La película fue estrenada como una producción de la BBC para televisión en 1952 y después replanteada para la gran pantalla en 3D, sin embargo, en la mayoría de la salas fue vista en 2D debido a la complejidad del mecanismo y la pérdida de interés por este formato.

Crimen perfecto es un ejemplo eficaz de la colaboración cinematográfica con cualidad teatral.

6 Chicago (Rob Marshall, EUA, 2002)

Dentro de las adaptaciones teatrales al cine, el musical es una categoría aparte. Situada durante la ley seca en EUA, Chicago es un montaje basado en la obra teatral homónima publicada en 1926 por la periodista Maurine Dallas Watkins, quien realiza una crítica a la corrupción judicial de la época.

Este musical se ha montado desde los años 70, siendo la versión más famosa la de 1996, con más de 9,000 representaciones. En 2002, Rob Marshall hizo su versión cinematográfica, la cual tuvo una recepción altamente positiva.

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *