por Miguel Mora Vargas

Un filósofo en la arena (2017, México) es un extenso documental que habla de la tauromaquia desde el punto de vista filosófico y humanitario de Francis Wolff.

A raíz de la jubilación del filosofo francés Francis Wolff, un gran aficionado a los toros que es considerado el mayor especialista en Aristóteles a nivel mundial, los cineasta mexicanos Aarón Fernández y Jesús Muñoz se entrevistan con él para emprender un recorrido por dos continentes donde se realizan corridas de toros.

Desde un principio los realizadores se declaran inexpertos en la materia, esto marca un tono de imparcialidad que se refleja en el manejo de la información que van recabando a lo largo del trayecto.  Lo interesante es la recopilación de testimonios de varios personajes  que forman todo un universo de reflexiones sobre las relaciones de los seres humanos con los animales y la naturaleza.

Más allá de ser una película que apoye las corridas de toros, el largometraje expone una interesante relación sobre la vida y la muerte. La cinta intenta llegar al fondo de los sentimientos de los toreros cuando echa mano de las declaraciones del matador  Joselito Adame y las del médico encargado del quirófano en una de las plazas más importantes de España. Estos testimonios  dejan en el espectador  una visión más cercana del mundo que rodea a los hombres de lidia, presentando de forma descarnada  sus dudas y el constante peligro en el que viven.

Por otro lado, el filme no pretende ocultar la oposición de muchos hacia la fiesta brava, al contrario, la muestra de manera explícita y la registra ampliamente, logrando un equilibrio en el documental, además de convertirlo en una pieza transparente que abre un espacio para la ambigüedad y el diálogo en un tema polarizado por diversas opiniones.

Durante  su recorrido por Francia, México y España se encuentran con escritores famosos, artistas, intelectuales y políticos que abiertamente expresan sus opiniones acerca de las corridas de toros. A lo largo del metraje se exalta los valores humanitarios de Wolff que exhortan al espectador a reflexionar en: “¿porque las personas tratan mejor a sus mascotas que a los seres marginados?”, como es el caso de los inmigrantes.

Francis Wolff es catedrático emérito en la Escuela Normal Superior y  la Sorbona; ha escrito numerosos ensayos y libros dentro de los que sobresale Filosofía de las corridas de toros, texto que dio origen a este documental y que pretende profundizar en la realidad de la tauromaquia donde reconoce que las corridas de toros son un espectáculo que tiende a extinguirse.

La frescura de la película radica en la postura de directores porque siempre se mantienen en un segundo plano dejando que tanto intelectuales como especialistas en la materia lleven el ritmo de la historia. Dentro de las personalidades más destacadas que hablan a cuadro están el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, el ex rector de la UNAM,  Juan Ramón de la Fuente, y Eduardo Matos Moctezuma, entre otros. Estas aportaciones abren un abanico más grande entre el odio y la euforia que provoca el rito del toreo en el mundo.

Un filósofo en la arena no pretende convencer ni sermonear a nadie, es una película que sigue fielmente la búsqueda del filósofo Francis Wolff  y es, sin duda, un trabajo importante, muy recomendable para los que tengan la duda sobre si la fiesta brava debe continuar.

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *