por Leonardo Ponce

Conversations with a Killer: The Ted Bundy Tapes es una miniserie documental de Netflix que cuenta la historia del periodista Stephen Michaud, quién compartió varias horas de una larga entrevista con el asesino serial Theodore Robert Bundy, mientras éste se encontraba en prisión esperando la pena de muerte.

El documental, dividido en cuatro episodios, es un recorrido por la vida de Ted Bundy, culpable del asesinato de —al menos— 30 mujeres en la década de los 70, en cinco estados de los Estados Unidos. La serie nos muestra testimonios de agentes de la policía, reporteros, conocidos, videos reales del juicio y pedazos de grabaciones de audio en las que el propio asesino habla sobre lo sucedido.

La premisa de la serie anticipa una experiencia única y escalofriante, y lo es en cierto modo pero en contra de lo que uno esperaría, y es que los momentos más sórdidos y reveladores no los escuchamos en la propia voz del asesino, si no de las demás personas que nos cuentan la historia y su participación en ella, lo cual resulta un tanto desalentador, es decir, ¿Cuántas veces tenemos acceso a las declaraciones de primera mano de un asesino serial? Sucede que esta vez, el asesino serial era alguien muy cauteloso y precavido, tanto así, que sólo confesó sus crímenes poco antes del día de su ejecución.

Esto, sin embargo, tiene una explicación que es congruente con el modus operandi de Ted Bundy, maestro del engaño y de las apariencias, una personalidad única que le ayudó mantenerse en bajo perfil por más tiempo del que debería.

Carismático, bien parecido y un estudiante universitario, Ted Bundy no era lo que la gente asociaba (mucho menos en los 70) con un asesino despiadado, el término asesino serial ni siquiera se había inventado en ese entonces, de modo que su personalidad e inteligencia fueron una costosísima prueba de fuego para las autoridades y para la sociedad que intentaba comprender a un nuevo tipo de criminales.

Las historias de asesinos y psicópatas resultan fascinantes porque resaltan un lado de la humanidad que nos resulta incómodo y desagradable. Hay gente que diría que nos resulta tan incómodo porque tal vez reconocemos algo de nosotros mismos en estos individuos. Pero más allá de eso, miradas tan cercanas a historias de ese tipo presentan una oportunidad y abren el diálogo sobre nuestra humanidad y la sociedad en la que vivimos, y nos hace preguntarnos ¿Qué es lo que estamos haciendo como sociedad para producir este tipo de individuos?

En palabras del propio Ted Bundy:

“Queremos poder decir que podemos identificar a estas personas peligrosas. Lo realmente aterrador es que eso no es posible. La gente no se da cuenta de que hay asesinos potenciales entre ellos. ¿Cómo alguien puede vivir en una sociedad donde la persona que uno quiere, aprecia, con la que vivimos y trabajamos, puede resultar ser, de un día para el otro, la persona más diabólica del mundo?”

Conversations with a Killer: The Ted Bundy Tapes está disponible en Netflix

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *