Por Paty Rodríguez

Presentaciones conmovedoras, fuerza femenina y una poderosa presencia de la comunidad afroamericana. Estos son algunos de los aspectos que más destacaron en la ceremonia de esta noche, de la cual nos hemos propuesto hacer un recuento.

Ya no eran desconocidos para nosotros los ganadores de algunas de las categorías de los Grammys como por ejemplo, el mejor álbum de rock (que ganó Greta Van Fleet con From The Fires) o el mejor álbum alternativo (que Beck ganó con su álbum Colors). Sin embargo, aún estaría por empezar la ceremonia principal.

Los Grammys comenzaron con una espectacular presentación a cargo de Camila Cabello, Ricky Martin y J Balvin, quienes interpretaron un popurrí de sus respectivos éxitos “Havana”, “Pégate” y “Mi Gente”. Aquí, el escenario recreó una especie de casa de muñecas de varios niveles, y las coreografías fueron uno de los aspectos más notables, con Camila desplegando  su gran talento en el baile y en el canto al mismo tiempo.

Posteriormente, apareció Alicia Keys, ataviada en un singular traje verde, quien ofreció un discurso sobre la música como un lenguaje universal. A ella se le unieron cuatro mujeres ilustres, Lady Gaga, Jada Pinkett Smith, Jennifer López y Michelle Obama para dar emotivas palabras sobre la importancia de la música en sus vidas.

Las presentaciones en vivo iniciaron con Shawn Mendes con una emotiva interpretación de “In My Blood” acompañado por Miley Cyrus.  Uno de los momentos más notables llegó con una pirotécnia de lluvia de estrellas, emulando el efecto que podemos ver en el video de la misma canción.

Los primeros premios en ser entregados fueron los de la categoría a la Mejor interpretación vocal pop donde La ganadora del premio fue Lady Gaga.  Posteriormente el escenario dio paso a la interpretación de “Rainbow”, que corrió a cargo de Kacey Musgraves, artista que ya se había dado a conocer como la ganadora de la Mejor interpretación country. La presentación fue sencilla y amena, y los efectos de luz al final recrearon los colores del arcoiris sin mayor espectacularidad.

La artista Janelle Monaé interpretó su éxito “Make Me Feel”; la música fue realzada por un gran espectáculo de luces y un escenario con una estética muy a lo pop art, así como una coreografía donde ella y una serie de bailarinas ocupan la escena con mucha fuerza. En este momento, se hizo evidente la influencia de Prince, quien también fue amigo de la cantante.

Después de ser anunciados los ganadores del Premio al mérito, con artistas y productores célebres de las décadas  de los 70 y 80, Alicia Keys compartió una simpática anécdota sobre el Grammy que John Mayer “le compartió”, el cuál este últimó ganó en el 2004. Después, entregaron el Grammy a Childish Gambino por “This Is America”, ganadora del premio a la Canción del año.

Posteriormente, llegó uno de los momentos más controvertidos de la ceremonia: la presentación conjunta de Post Malone con Red Hot Chilli Peppers. Ésta inició con Post Malone acompañado solamente de su guitarra,interpretando los primeros acordes de “Stay”, para continuar con su éxito “Rockstar”. Después, hicieron su aparición en el escenario los Red Hot Chilli Peppers, que presentaron su éxito de 2016, “Dark Necessities”, con la misma energía de siempre, con una ejecución vocal e instrumental admirable. Post Malone acompañó a la banda en la interpretación de esta canción. A muchos no les agradó la idea de que Post Malone se uniera con una banda tan desigual.

Lo que siguió fue un homenaje a Dolly Parton a cargo de diferentes artistas que acompañaron a la legendaria artista. Primero fueron Kacey Musgraves y Katy Perry  quienes interpretaron “Here We Go Again”.  Miley Cyrus llegó al escenario para interpretar “Jolene”; ambas artistas cantaron llenas de energía. Maren Morris y Little Big Town fueron los artistas que continuaron en el homenaje a Parton. Finalmente, todos los artistas que participaron en el homenaje se unieron cantando “9 To 5”, a lado de la homenajeada.

Alicia Keys regresó vistiendo de negro hablando de Clarence Avant, considerado “el padrino de la música negra”. Esta introducción fue apropiada, pues posteriormente se presentó en el escenario la cantante afroamericana H.E.R, interpretando su éxito “Hard Place”. La artista apareció vistiendo un traje salpicado de brillantes, acompañada de una espectacular guitarra eléctrica transparente. Así como su atuendo, la interpretación fue grandiosa y emotiva.

Posteriormente, Cardi B ofreció una impactante  interpretación de “Money”, estrenada en octubre del año pasado. Los detalles estuvieron perfectamente cuidados: las coreografías, un gran piano cubierto de brillantes y una iluminación color violeta, que hicieron de esta presentación una de las más notables de la noche.

Alicia Keys volvió a ser el centro de atención tocando dos pianos de cola, al tiempo que anunciaba que haría un homenaje a quienes la habían inspirado en la música. La cantante procedió a interpretar un extracto de “Killing Me Softly with This Song” de Roberta Flack, y “Unforgettable”, éxito de Nat King Cole. Después, hizo sonar “Clocks” de Coldplay y “Use Somebody” de Kings of Leon. Continuó con su propios éxitos “In My Feelings”, “Doo Woop” y “Empire State of Mind”. “Finalmente, uno escribe la canción que le habría gustado escribir”, dijo refiriéndose a sus últimas canciones.

La música que siguió en el escenario fue el éxito de Dan+Shay, “Tequila”. El dúo country de Nashville se presentó con el apoyo de una orquesta de cuerdas en una presentación acústica e íntima. Al terminar su interpretación, hicieron la entrega del premio a la Mejor canción rap, que ganó Kendrick Lamar con “King’s Dead”. El cantante ofreció un discurso acerca del verdadero mérito de los artistas: “Si hay gente que se sabe sus canciones, que recorre grandes distancias para verlos en vivo […] entonces ya ganaron”.

Siguió un homenaje a otra figura legendaria dentro de la música, Diana Ross. La presentación de sus logros y trayectoria en la pantalla fue seguida por la entrada en el escenario del nieto de nueve años de Ross, quien dio la pauta para que su abuela llegara al escenario desde un punto elevado. Diana interpretó sus éxitos “The Best Years of My Life” y “Reach Out and Touch”, ataviada en un vestido largo color rojo, en una presentación donde no fuimos testigos de sus éxitos más conocidos o bailables, pero sí emotivos.

Siguió el turno de Lady Gaga, interpretando la multipremiada canción “Shallow”. Vestida con un traje de una pieza lleno de pedrería y botas de plataforma, muy a la David Bowie, la artista nos ofreció una presentación llena de energía. La banda que la acompañó también estaba llena de figuras ilustres, como el baterista Abe Laboriel, colaborador frecuente de Paul McCartney.

Posteriormente, el escenario dio lugar a Travis Scott acompañado de Philip Bailey, con una corta interpretación de Stop Trying To Be God. Los artistas estaban acompañados ni más ni menos que por Earth Wind & Fire. A esto  siguió la canción “No Bystanders”, interpretada por Travis Scott en colaboración con James Blake. El escenario mostró una jaula, de la cual escapaban gran cantidad de bailarines y los músicos.

Alicia Keys y Smokey Robinson, fundador de la legendaria compañía discográfica Motown, ofrecieron una introducción al homenaje por los 60 años de este sello. Jennifer López fue la encargada de interpretar diversos éxitos de Motown —como “My Girl” y “Please Mr. Postman”— en un homenaje lleno de energía y buen humor, con un gran espectáculo de luces y una enorme cantidad de bailarines y músicos en el escenario. Hubo quienes se opusieron cuando se reveló que sería ella la figura central del homenaje, existiendo otras estrellas más cercanas a este movimiento musical. Sin embargo, el mismo Smokey Robinson la defendió declarando que la música de Motown es música para todos.

BTS, la banda coreana que ha causado sensación entre millones de fans, fueron los encargados de entregar el premio al Mejor álbum de R&B  que H.E.R ganó con su EP homónimo.

Posteriormente, llegó la presentación de las jóvenes hermanas Chloe x Halle, con su éxito “Where Is The Love”. Las hermanas desplegaron sus habilidades vocales en una interpretación sobria y sencilla, pero excelente. Posteriormente, las artistas hicieron la entrega al Mejor álbum de rap, que fue ganado por Cardi B con su material “Invasion of Privacy”.

St. Vincent y Dua Lipa fueron las cantantes que ocuparon el escenario momentos después, interpretando un popurrí de sus respectivos éxitos, “Masseduction” y “One Kiss”, en una presentación donde destacaron sus atuendos blanco y negro y la interpretación en la guitarra de St.Vincent.

Dua Lipa quien recibió el premio al Mejor nuevo artista  invitó a “abrazar a tus raíces” y a darte cuenta de que no importa qué tan diferente seas, siempre se puede brillar.

En la sección In Memoriam desfilaron una serie de figuras pertenecientes a la industria musical entre ellas Aretha Franklin. La reina del soul fue homenajeada por las cantantes Andra Day, Yolanda Adams y Fantasia.

Alicia Keys entregó el premio a la mejor grabación del año, una de las categorías más especiales. La ganadora nuevamente fue “This Is America”, a cargo de Childish Gambino; el premio lo recibieron los colaboradores del rapero, quien no asistió a la ceremonia.

Los Grammys terminaron con la entrega del premio al Álbum del año, el cual fue entregado a la cantante country Kacey Musgraves por su trabajo en su material “Golden Hour”.

Aquí puedes conocer la totalidad de ganadores de los premios Grammy 2019.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *