por Leonardo Ponce

Assume Form, el nuevo disco de James Blake es el disco que nadie esperaba pero es el disco del que todos deberían estar hablando. El sucesor de The Colour in Anything es todo lo que su predecesor no es: emocionante, aterrizado y lleno de vida.

Después de mudarse a la ciudad de Los Ángeles y haber trabajado como compositor y productor para diferentes artistas, Blake regresa con el disco más propositivo de su carrera.

La idea principal: asumir forma. En palabras del artista: “El plan es volverme alcanzable, asumir forma material, salir de mi cabeza y unirme al resto del mundo”.

El disco, descrito a la perfección en la cita anterior, nos muestra al talentoso cantante (y titánico productor) alejarse de la introspección y de los experimentos para entregar su mensaje más claro y sin distracciones. Assume Form es más una expansión que una reinvención. Es la misma casa, pero ahora alguien ha prendido la luz.

Las colaboraciones del disco incluyen al rapero Travis Scott, a la famosa cantante española Rosalía y al mítico Andre 3000, entre otros. La gran diferencia en las colaboraciones de este disco y otros, es que los artistas invitados se parecen más a piezas de rompecabezas que generan un todo, es decir, sus voces y talentos no vienen a brillar por sus individualidades si no por lo que aportan al conjunto sonoro, como si se tratara de un instrumento musical adicional y no de artistas famosos. Podría ser una obviedad ya que la producción y el manejo de los sonidos es y ha sido siempre uno de las fortalezas del artista, pero es como ver una estrella fugaz, nunca deja de impresionarnos.

“Tell Them” (feat. Metro Boomin & Moses Sumney) es testimonio de esa maestría, en la que nos encontramos yendo de un género a otro sin siquiera ser conscientes de ello. Voces van de un registro a otro llevándonos en un viaje que culmina con la voz de Blake acompañada de su fiel amigo el piano, para dejarnos descansar en un final que no habríamos podido anticipar.

La canción “Barefoot in the Park” featuring Rosalía, sorprendentemente, brilla a pesar de su simplicidad, y es que sencillamente las demás canciones son tan fascinantes que ponen la vara muy alta. Como es el caso de la gran “Where’s the Catch?” con André 3000, a quien siempre es un deleite escuchar sus rimas aunque estas duren 1 minuto.

En Assume Form, encontramos a un James Blake que quizás siempre estuvo ahí pero estuvo escondido para nosotros. Sentimental y poderoso (a su manera) como siempre, sólo que ahora tangible y “alcanzable”. En “I’ll Come Too”, canta “ I’ve thrown my hat in the ring, I’ve got nothing to lose”, y es esta vulnerabilidad que hace de este disco una de las piezas más inteligentes y hermosamente ensambladas que hemos escuchado en mucho tiempo.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *