por Paty Rodríguez

Era 2007, un joven músico de 21 años llamado Kevin Parker buscaba hacerse de un lugar entre la escena musical de Perth, Australia. Además de tocar la guitarra en un dúo de rock llamado The Dee Dee Dums al lado de Luke Epstein en la batería, Parker creó un proyecto de grabación casera al que llamó Tame Impala. Luego, el guitarrista comenzó a subir por su cuenta una serie de sencillos a su página de Myspace.

Las grabaciones publicadas en el Myspace de Tame Impala pronto llamaron la atención de varios sellos de música independiente, entre los cuales se encontraba Modular Recordings, misma que llegó a un acuerdo con Parker en julio de 2008. Sin embargo, el guitarrista ahora se enfrentaba a un nuevo problema: no podría interpretar la su música en vivo por su cuenta, necesitaba formar una banda. Así fue como Tame Impala dejó de ser un proyecto solista para formar un grupo de la mano de Dominic Simper en el bajo y Jay Watson en la batería.

Gracias al contrato hecho con Modular Recordings, Tame Impala lanzó, en septiembre de 2008, su primer EP homónimo, el cual alcanzó el primer lugar de las listas de sellos independientes en Australia y el puesto número 10 en las listas musicales de Australia. El sonido de este primer álbum era distinto a los éxitos más recientes de la banda: más distorsionado, más crudo, más directo. Era rock alternativo a base de bajo, guitarra y batería. Sin embargo, ya comenzaba a adivinarse la psicodelia en los sintetizadores que de pronto hacían su aparición.

Para la banda de Kevin Parker, el éxito seguía aumentando de manera progresiva. En 2009 llegó “Sundown Syndrome”, el primer sencillo de la banda grabado en Londres, que fue incluido en la banda sonora nominada al Oscar por la película de HBO “Mi Familia”. Para entonces, Tame Impala ya hacía apariciones en festivales codeándose con bandas como Kasabian, Muse y Rise Against.

Los álbumes continuaron, trayendo consigo múltiples reconocimientos. En 2010 Tame Impala lanzó Innerspeaker, dado a conocer en mayo en Inglaterra y en junio en Estados Unidos, donde fue aclamado por la crítica: Pitchfork lo nombró “Mejor Música Nueva”. Dos años después, salió Lonerism, nombrado Álbum del año por Rolling Stone y nominado al Grammy como Mejor álbum de música alternativa, por mencionar tan sólo los reconocimientos más importantes. En 2015 el grupo lanzó, Currents, su álbum más reciente.

Tame Impala es una de las bandas más reconocidas de la música alternativa, y su enorme éxito nos ha demostrado que el rock espacial y la psicodelia no se han quedado estancados entre los recuerdos impregnados de LSD de la escena sesentera de San Francisco y Canterbury. Al contrario, el día de hoy estos géneros están más vivos que nunca.

Muestra de la gran popularidad de la banda es que apenas ayer se anunció que Tame Impala sería uno de los headliners en la edición de 2019 de Coachella, festival que se celebrará entre el 12 y 14 de abril y el 19 y el 21 del mismo mes en el Empire Polo Club de Indio, California. Esto significa que, antes de que llegue el momento de estas presentaciones, estará disponible lo nuevo de Tame Impala, para ser  disfrutado en vivo por los asistentes al festival.

Kevin Parker declaró en una entrevista para Consequence of Sound que esperaba lanzar un nuevo álbum para cuando llegara este verano.

En su cuenta de Instagram, Tame Impala da a entender que ya están trabajando: “Año nuevo. Shows nuevos. Sonidos nuevos”.

View this post on Instagram

New year. New shows. New sounds.

A post shared by Tame Impala (@tame__impala) on

Consulta aquí los próximos shows de la banda.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *