por Fausto Ponce

Narcos México es una serie fascinante, capaz de sumergirnos de manera efectiva en las atrocidades del narcotráfico en México, la cuales contaron con la negligencia y contubernio de los poderes del Estado… O al menos, eso es lo que nos cuenta este drama policiaco.

La historia estelarizada por Diego Luna atrapa de principio a fin, y a cada momento invita a cotejar la realidad con lo ficción. Es ideal para acabarla en un fin de semana.

La serie original de Netflix gira en torno a la figura del narcotraficante mexicano Miguel Ángel Félix Gallardo (Luna), líder de Cartel de Guadalajara en los años 80, quien tuvo la visión criminal de unir a diversos traficantes para crear una organización en forma, capaz de vender y transladar toneladas de mariguana a Estados Unidos.

La historia comienza en Badiraguato, Sinaloa con la Operación Condor, ejecutada por el ejército mexicano con la intención de destruir todos los sembradíos de mariguana no sólo de esa zona sino del triángulo dorado, una región comprendida entre los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua.

Pero es en Badiraguato que nuestra historia comienza: El ejército ataca los sembradíos de un agricultor de mariguana que pertenece a la organización del traficante Pedro Avilés Pérez. Según cuenta la historia, los primeros traficantes de mariguana del país eran en su mayoría pequeños agricultores pertenecientes a organización no tan grandes ni tan poderosas que estaban relativamente aisladas unas de las otras.

Durante la redada a Badiraguato conocemos primero a Rafael Caro Quintero (Tenoch Huerta) un productor de mariguana quien ha encontrado la manera de cultivar producto de “mayor calidad”, y luego al policía estatal Miguel Ángel Félix Gallardo, un sujeto sumamente hábil para las negociaciones, amigo del gobernador del estado de Sinaloa y miembro de la organización de Avilés.

En vista de que el ejército está pegándole duro a los agricultores, Miguel Ángel tiene una brillante idea: mover el centro de operaciones de la organización a Guadalajara para cobrar más imporantancia, encontrar una zona para cultivar un extenso sembradío de la mariguana de Caro Quintero y convencer a los traficantes de la región para que se unan en una sola organización para crear una fuerte red de distribución, fijar el precio del producto en Estados Unidos y generar mayores ganancias.

Luego de algunos tropiezos y peligros mortales Félix Gallardo consigue unir a los traficantes para hacer un negocio millonario, y consolidar a la larga organizaciones como los cárteles de Tijuana y Juárez, entre otros.

La mariguana es sólo el primer paso de Félix Gallardo, quien posteriormente encontrará la manera de ser el principal traficante de cocaína de nuestro país hacia Estados Unidos. En este proceso veremos a viejos conocidos de la serie Narcos: Pablo Escobar (Wagner Moura), el Pacho (Alberto Ammann), Miguel Rodríguez Orijuela (Francisco Denis) y al Chepe (Pêpê Rapazote).

Y como en la serie precursora, no podía faltar la presencia de la DEA, quienes son los que nos cuentan la historia. En esta ocasión veremos la particpación del agente Kiki Camarena (Micahel Peña), quien hará lo imposible por atrapar a Félix Gallardo.

La serie cuenta con grandes actores como Joaquín Cosío (Don Neto), José María Yazpik (Amado Carrillo), Alyssa Díaz (Mika Camarena), Gerardo Taracena (Pablo Acosta), Teresa Ruiz (Isabella Bautista), Tesa Ia (Conesa) y Fernanda Urrejola (María Elvira), principalmente. Curiosamente, al lado de estos aparecen otros tantos cuyo desempeño deja mucho que desear pero son los menos.

Por cierto, dentro de los directores destacados encontramos a Amat Escalante y Alonso Ruizpalacios

Los protagonistas de la historia

La narrativa de Narcos México va por tres caminos: primero, la historia de Félix Gallardo, un hombre por quien no das un peso pero que resulta sumamente inteligente, y que poco a poco se va transformando en el Jefe de Jefes del narco mexicano; segundo, el papel de Kiki Camarena cuya obsesión por capturar a los malos lo lleva a ponerse en grave peligro; y por último, el proceso de crecimiento del narco y de su relación con el gobierno.

Los personajes principales se mueven por ego y ambición, pero uno está del lado de los buenos y el otro en el lado equivocado. Camarena cree en la ley y la justicia, mientras que Félix se brinca las reglas a placer sin importar a quien se lleve entre las patas; Camarena desea imponer la ley, lo cual lo llevará la muerte (lo cual ocurrió con su contraparte de la vida real); por su puesto Félix está dispuesto a romperla para llega a donde sea necesario y obtener el reconocimiento de su valía por la elite del país.

Los arcos narrativos de estos personajes son el pretexto para ir desglosando el crecimiento monstruoso del narcotráfico, solapado por las autoridades del país: en un principio, parece que el narco trabaja para las autoridades, pero poco a poco, conforme el dinero va exponencialmente en aumento, los paples se van inviertiendo…

En ese sentido, si hacemos caso a la narrativa de la serie, entendemos lo que el país ha estado viviendo en los dos últimos sexenios. Claro, recordemos que esta serie es una ficción, así que hay que tomar con reservas lo que vemos pero como ficción, ofrece una visión interesante del problema.

Si algo debemos reprocharle a la serie son la disparidad de actuaciones, —como lo había mencionado anteriormente—, las cuales en combinación con diálogos poco realistas y reflexicos, como por ejemplo, la manía de varios personajes por contar una historia cuando están en algún momento álgido, hacen que por momentos se pierda un poco la verosimilitud. Por otro lado, si bien los personajes no son del todo estereotipos mal escritos, si podrían tener un poco más de profundidad. Algo parecido ocurría en la primera serie (Narcos).

Fuera de lo anterior, la serie es de las mejores temporadas de la franquicia y de lo mejor que se ha hecho en México. Lo mejor del asunto es que, más allá de los pesonajes de Félix Gallardo o Caro Quintero, la serie está llena de personajes secundarios como Amado Carrillo o El “Chapo” Guzmán que posteriormente tomarán un rol central en la historia del narco mexicano.

La serie Narcos México se presta para muchas temporadas más, pero será de suma importancia que pulan sus guiones para que las historias no terminen siendo una burda copia telenovelesca.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *