por Hugo “POke” Juárez

La realidad virtual sigue dando pasos lentos pero constantes dentro del universo del entretenimiento interactivo para intentar convertirse en un nuevo estándar. Sin embargo, las principales compañías de hardware como Microsoft y Nintendo no le tienen mucha fe, ya sea por razones mercadotécnicas o tecnológicas; en contraste, Sony no quita el dedo del renglón y sigue apoyando muchos proyectos para su PlayStation VR con resultados mixtos, tal es el caso de Déraciné.

Este nuevo título es una colaboración entre el estudio From Software y el director Hidetaka Miyazaki, famoso por haber encabezado, según muchos críticos, uno de los mejores videojuegos de la historia, Dark Souls (2011), que se caracterizó por su oscura ambientación gótica y su dificultad extrema.

Pero en Déraciné, Miyazaki da un giro de 180 grados para ponernos en los zapatos… o más bien, en las alas de un hada invisible que convive con un grupo de niños que habitan un misterioso internado. Uno de ellos, que obviamente cree en las hadas, te invoca para que protejas y ayudes a todos sus amigos dentro del internado. Tú cumples con tu deber de hada, pero cuando menos te lo esperas, te hallas en medio de una trama un poco oscura en la que deberás usar tus poderes de manipulación del tiempo para resolver un gran misterio y tratar de cambiar el pasado para proteger el presente y tal vez asegurar el futuro.

La trama de Déraciné se desenvuelve alrededor de ciertos rompecabezas ambientales que debes resolver consiguiendo objetos y explorando el detallado mundo que tienes alrededor. Para cumplir tus objetivos, los personajes te irán dando pistas en sus diálogos, por lo que debes poner MUCHA atención para detectarlas, y pongo la palabra en mayúsculas, porque el juego no es muy “amable” que digamos dándote las pistas, por lo que muchas veces descubrirás la solución por pura prueba y error, lo cual es un aspecto muy negativo de este juego.

Además deberás usar tus poderes de hada. Uno de ellos es tu capacidad de “quitarle el tiempo” a los seres vivos que te encuentras para pasárselo a otros. Esto es literal, porque tienes el poder de quitarle vida a alguien para pasársela a otro, una mecánica siniestra y muy buena que lamentablemente usas muy poco durante el juego.

También puedes teletransportarte ágilmente, pero sólo cuando el tiempo está detenido, o sea, la mayor parte del juego. Es en este momento que también puedes explorar el pasado de los personajes, pues analizas su “esencia”.

Esta mecánica te permite involucrarte mucho más con los infantes, conociendo sus miedos e ilusiones, lo cual da pie a que te preocupes auténticamente con ellos, agregándole mucho valor a una interesante trama, que lamentablemente al final se diluye ante tantos brincos en el tiempo y confusiones.

No obstante, un punto a favor del juego es el control, que si bien es extremadamente básico y hasta sin inspiración, te permite moverte ágilmente, explorar cada detalle y manipular los objetos con facilidad para encontrar la solución a tus retos. Esto último justifica el hecho de que tengas que usar PlayStation VR y los controles de Move para ir avanzando en el juego. Realmente es una experiencia satisfactoria para los que son dueños de este gadget, pero no esperes que sea muy innovador ni que te sorprenda.

Deráciné no es el típico cuento de hadas donde todo es bonito y mágico. Fiel a su tradición, From Software y Miyazaki te sorprenderán con un giro oscuro que te hará reflexionar sobre el afán de los seres humanos por querer cambiar el pasado, sin darse cuenta de que el presente es lo más importante que tenemos.

Vale la pena si entras en el juego del director y le restas importancia a sus errores de guion, así como a la simpleza excesiva de sus controles.


Título: Déraciné. Platforma: PS4 (requiere PlayStation VR). Salida: 6 de noviembre 2018

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *