por Roberto Fco Ponce

La muerte del escritor estadounidense de cómics, Stan Lee, conmovió al mundo este lunes 12 de noviembre de 2018. En su cuenta oficial de Twitter se publicó alrededor del medio día un mensaje póstumo con fondo negro y escrito en letras blancas con la palabra “Excelsior!”, que confirmó la noticia que ya circulaba en redes sociales.

“Excelsior!” fue un terminó que Stan Lee comenzó a utilizar en la década de 1960 para despedirse al finalizar un trabajo o columna, una especie de sello editorial o firma distintiva del co-creador de superhéroes emblemáticos como Spider-Man, Iron Man, Daredevil, X-Men y Los 4 Fantásticos.

Stan Lee nació en Manhattan, Nueva York, un 28 de diciembre de 1922. Su infancia estuvo marcada por la Gran Depresión en Estados Unidos que comenzó en 1929, y por la constante búsqueda de su padre por encontrar un trabajo estable. De acuerdo con su autobiografía Excelsior! (2002) esta situación lo afectó para siempre: “Es un sentimiento que lo más importante para un hombre es tener un trabajo qué hace, estar ocupado y ser necesario para algo”.

Desde muy pequeño se interesó por las historietas y después de terminar la secundaria a los 17 años consiguió lo que sería el trabajo de su vida: un puesto como asistente en la editorial Timely Comics (hoy mundialmente conocida como Marvel Comics) y en la que trabajaba su pariente y editor Martin Goodman.

Esta oportunidad lo cambiaría para siempre y desde entonces comenzó a escribir guiones de superhéroes y cómics de misterio. A los 19 años (1941) se convirtió en editor en jefe cuando Martin Goodman salió de la empresa.

En los siguientes 20 años escribió todo tipo de cuentos e historias de vaqueros y policías encapuchados dignas de la postguerra, hasta que a principios de la década de los 60 la fórmula comenzó a agotarse.

En 1961 llegó el éxito total con la creación de Los 4 Fantásticos, que hizo en colaboración con el artista Jack Kirby. Este comic catapultó a Marvel Comics y al propio Stan Lee en un proceso intenso lleno de creatividad. En 1962 co-creó con Steve Ditko a Spider-Man y después llegarían otros personajes ícono de la cultura pop y la industrial del cómic como Hulk, Doctor Strange y Silver Surfer.

Stan Lee se convirtió en el editor de Marvel y para 1980 se mudó a la ciudad de Los Angeles para hacer adaptaciones de su universo de personaje a la televisión y el cine. Para Stan Lee la cinematografía representaba otra oportunidad de crecimiento profesional y económico, y por eso participó en diferentes cameos a lo largo de su vida como en X-Men (2000), Spider-Man (2002)  The Avengers (2012), Deadpool (2016) y Venom (2018), entre otros.

Después de la muerte de su esposa Joan en 2017, la vida familiar y los asuntos comerciales de Stan Lee fueron objeto de una amplia especulación en los medios de comunicación. Este año demandó por mil millones de dólares a su antigua compañía Pow! Entretainment y dos meses después retiró la demanda. También fue acusado por agresión sexual y hostigamiento por varias enfermeras que lo cuidaban en su casa de Hollywood y en los últimos años, se habló de abuso de confianza y maltrato por parte de sus mánagers y cuidadores, quienes al parecer pretendían robar parte de su fortuna.

Lo que es indiscutible es el legado y el talento que Stan Lee dejó en el mundo de la cultura, pocos, realmente pocos podrán igualar lo que este genio de los cómics hizo en vida.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *