Tres canciones para un corazón roto

por Paty Rodríguez

Casi todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos visto nuestros sentimientos heridos por el fin de una relación que atesoramos. En momentos como esos,  normalmente recurrimos a distracciones como la fiesta, el alcohol, los amigos y, por supuesto, a la música.

No es novedad que muchos curemos un corazón roto con canciones tristes: solemos encontrar en esta música un alivio porque se trata de una desilusión similar a la nuestra, plasmada en una pieza de arte que disfrutamos por sentirnos en consonancia con el intérprete. A esta identificación, los griegos le llamaban “catarsis”.

A continuación, te comparto tres canciones ideales para vivir la catarsis de una ruptura.

1 Changes – Black Sabbath

Es raro escuchar a Black Sabbath interpretando una sentida balada sostenida, casi en su totalidad, por voz y piano, es por eso que Changes resulta una canción tan especial. La rola comienza con una bella pero triste figura de piano que inmediatamente predispone a la melancolía. Después, la voz aguda y áspera de Ozzy Osbourne  hace que el dolor que manifiesta la letra se proyecte de manera aún más intensa, generando una sensación de empatía inmediata al escucharla en la tristeza.

Después de todo, una ruptura se trata de “atravesar cambios”.

2 If I Could Change Your Mind -The Alan Parsons Project

Esta canción nos transmite, de manera directa, el sentir de una persona que añora tanto una relación que estaría dispuesta a hacer lo que fuera por recuperar ese pasado.

El encanto de If I Could Change Your Mind radica en muchos de los aspectos que le dan vida, como la dulzura de la voz de Leslie Duncan, las progresiones armónicas llenas de sentimiento y la impecable producción de Alan Parsons, quien nos permite disfrutar de una instrumentación amplia y completa.

Escuchar la canción con los audífonos puestos es una delicia, y casi puedo asegurar que, por lo menos, te hará brotar una lágrima.

3 Without Your Love – Toto

Si hay una canción que plasme de manera sumamente acertada y brillante la nostalgia que se siente cuando una relación ha llegado a su fin, sin duda es ésta. Desde el primer verso “ya es tarde, de noche, y nada se siente bien desde que te fuiste”, esta power ballad habla directamente al corazón de quien extraña terriblemente un amor que ya se ha ido.

La música complementa la idea de la mejor manera: una melancólica cadencia en piano acompañada de golpes secos de bombo y tarola, dando lugar a intermedios instrumentales donde las figuras de guitarra eléctrica expresan tanto dolor como la misma letra.

¿Para qué otros momentos quisieran escuchar sugerencias musicales?

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *