,

La poderosa voz de Sansa Stark

La actriz Sophie Turner reveló a EW que el final de Game of Thrones romperá corazones y dividirá a los fans. Asegura también que su personaje reconocerá quién es y todo lo que representa.

por Fausto Ponce

Odio a Sansa, prefiero a Arya porque se rebela y no quiere ser la típica princesa”, me comentó un amigo en Facebook, luego de que yo confesara que uno de mis personajes favoritos era la hija mayor de Ned Stark. Intercambiamos argumentos y aunque en ese momento reconoció ciertos matices interesantes del personaje, no le perdonaba su deseo de ser la princesa perfecta. Entiendo por qué el rol que juega Sansa Stark (Sophien Turner), sobre todo al principio de la serie, puede ser algo chocante, pero juzgar al personaje por desempeñar un rol conservador y de características femeninas que pueden ser consideradas cursis, es algo bastante injusto. Sansa no debería ser juzgada por su manera de vivir su femenidad.

Sí, Sansa es una dama de la nobleza, y a diferencia de su herman Arya ella sí desea convertirse en una princesa y alcanzar la perfección en esos menesteres; es romántica en exceso, vive en un cuento de hadas, llora mucho, es pretenciosa y hasta un poco malcriada, pero la realidad le dará una bofetada atroz y descubrirá que está atrapada en un mundo despiadado, lleno de mentiras, intrigas y engaños; un mundo agresivo, liderado por hombres poderosos donde las mujeres, usualmente, no tienen voz. Sansa lo aprende, y lo hace a la mala, con mucha angustia, sangre y dolor.

A lo largo de siete temporadas, Sansa ha ido valiéndose de su astucia e inteligencia, así como de la mano de quien pueda ayudarle —algunos de buen corazón como Tyrion Lannister (Peter Dinklage), pero otros de dudosa reputación como el mismo Petyr Belish (Aidan Gillen)—, para sobrevivir, y aunque se ha ensombrecido un poco, aún conserva bondad en su corazón para aquellos a quienes ama, pero sabe que la traición está a la orden del día.

Y es que como apunta en un artículo escrito para el sitio Popsugar, Sansa tiene más puntos a su favor ya que no depende de dragones, asesinos que cambian de rosotro o de un dios que la vuelva a la vida si es que llega a morir.

Pese a todo, Sansa no posee la ambición y crueldad de Cersei Lannister o de Oleanna Tyrell (Diana Rigg), tampoco es una guerrera como Brienne (Gwendoline Christie) o Arya (Maisie Williams); ella tiene otras armas para protegerse: escucha, es observadora, inteligente y tiene el temple para tomar decisiones difíciles. Y aún así, es una dama, conserva ese lado femenino y protector para con su gente, y los valores de lealtad y justicia de la casa Stark.

A su regreso a Winterfell, Sansa encontró su voz… una voz poderosa que se hizo escuchar cuando desenmascaró el complot de Baelish y dictó su sentencia de muerte, aunque no la ejecutó como es costumbre en el Norte, Jon Snow (Kit Harington) sabe que ella es capaz de cuidar el destino de su tierra natal y a todos los que responden a la casa Stark.

Así pues, resulta emocionante escuchar a Turner decir que su personaje crecerá en la siguiente temporada de Game of Thrones. Y es que… ¿quién mejor que Sansa para ejercer su poder como Lady of Winterfell? porque al paso que va, resulta ser digna sucesora de su padre y de todo su linaje.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *