,

Jack Ryan: Espectacular y adictiva

por Fausto Ponce

Jack Ryan es una de las mejores series del año para maratonear: es espectacular, adictiva y por momentos conmovedora, ya que no sólo muestra la fragilidad y complejidad de nuestros héroes, sino que además, se toma el tiempo para mostrarnos el lado humano de los villanos en turno, sin justificar sus acciones.

La serie, basada en el unvierso literario creado por Tom Clancy, gira en torno a un anallista financiero de la CIA llamado Jack Ryan (John Krasinski) quien debe dejar su trabajo de escritorio una vez que descubre transacciones financieras sospechosas que sugieren el surgimiento de un terrorista del tamaño de Bin Laden.

Ryan es un tipo de bajo perfil, incluso, en un principio no damos un peso por sus capacidades: se siente un poco torpe, bien intencionado pero sin malicia, lo cual lo convierte en un sujeto suceptible de ser ninguneado. Sin embargo, poco a poco vemos que todo esto es una fachada, y que si bien es un buen sujeto con un alto sentido del deber y la ética, es capaz de hacer lo imposible para sobrevivir y obtener lo que desea.

La noticia de esas transacciones sospechosas es recibida con cierta reserva por Wendell Pierce (James Greer), el nuevo jefe la unidad financiera de Ryan; incluso, Pierce parece burlarse un poco del analista.

Posteriormente veremos a Ryan saltarse la cadena de mando para probrar su punto, lo cual generará cierta tensión con Pierce. Pero como era de suponerse, las inferencias de Ryan resultan verdaderas y en un abrir y cerrar de ojos, nuestro héroe viaja hacia el medio oriente para interrogar a un par de sospechosos, lo que marca el inicio de una aventura por detener un acto terrorista que amenaza con desestabilizar a Estados Unnidos.

Ryan, doctor en economía, revelerá que tiene experiencia de combate ya que participó en el conflicto de Afganistán y que es capaz de ser un arma mortífera, sin mencionar que su inteligencia aguda lo convierte en el enemigo perfecto para enfrentar a Suleimán (Ali Suliman), un verdadero genio del mal.

En  medio de una ola de violencia y tensión, Ryan deberá lidiar también con su lado romántico, el cual es bastante torpe. Y es que en su vida aparecerá una bella y talentosa doctora, especializada en enfermedades infecciosas, llamada Cathy Mueller (Abbie Cornish).

En la aventura veremos también los hechos que originaron los “demonios” de Suleiman, quienes lo han convertido en el monstruo que amenaza al mundo occidental; conoceremos también el dolor de su esposa (Dina Shihabi), quien desea alejarse lo más lejos posible de su marido para asegurar un futuro más seguro para sus hijos.

A pesar de que la serie se toma la molestia de mostrarnos el lado humano de los terroristas y nos enseña que hay otras formas de ser musulmán  —como es el caso de Pierce quien se convirtió al islam gracias a su esposa—, nunca se pierde de vista que los terroristas son los malos del cuento, son a éstos a quienes hay que detener a pesar de que los buenos no siempre son tan buenos como debieran ser.

Lo anterior  funciona para efectos prácticos, es decir, debe entenderse la historia como serie de acción y entretenimiento y no como un producto que intenta profundizar sobre la dicotomía entre el bien y el mal.

¿Algo que reprochar? Jack Ryan tiene por ahí un par de detalles hacia el final de la trama que parecen sacados de la manga, relacionados con el romance entre Ryan y Muller y la participación de esta última en el complot, pero no alcanzan a estropear la historia, así que son bastante perdonables.

En un balance final, Jack Ryan es una serie espectacular, una que nos mantendrá pegados a la pantalla chica.

 

2 replies
  1. Paco Delossan
    Paco Delossan says:

    Buenísima tú resela mi buen Fausto!!
    Me suscribí a Amazon prime video después de escuchar las menciones en Dispara Margot Dispara, sin lugar a dudas me entretuvo más de lo que me esperaba, un fuerte abrazo y no dejes de reír en el programa!! Tu risa me da risa!!! Saludos al gran Sergio Zurita (siempre sigo sus recomendaciónes) y al resto del equipo que los escucho desde siempre,
    Saludos desde Chicago, Illinois.

    Responder

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *