Cómo seguir un camino espiritual y no morir en el intento: Wild Wild Country

por Montserrat Pérez Bonfil

La serie documental de Netflix Wild Wild Counrty (EUA, 2018-) es el retrato de cómo un sueño de amor comunal se desvirtuó por dinero y por poder.

¿Quién no ha escuchado del místico y polémico maestro espiritual Osho? Algunos de sus libros —que puedes encontrar en Sanborn’s— han sido traducidos a 60 idiomas y publicados por más de 200 casas editoriales. Pues resulta que este famoso guru del New Age fue centro de un gran escándalo ocurrido en Oregon, EUA, a principios de los años 80.

Antes de que Osho, entonces conocido como Bhagwan Shree Rajneesh, llegara a las remotas e inhóspitas tierras del Noroeste norteamericano, tenía un ashram o centro de meditación en la ciudad de Puna en la India, pero su relación con el gobiero hindú estaba tambaleante, por lo que decidió comprar un rancho gigante cerca de la población de Antílope en Oregon, Estados Unidos.

Los arreglos y preparativos fueron gestionados por Ma Anand Sheela, mano derecha y secretaria privada del guru, quien, además, organizó a todos los seguidores del Bhagwan para construir una ciudad utópica donde antes sólo había tierra estéril. Los sannyasins o seguidores de Osho, vestían  prendas naranjas o rojas y vinieron de todas partes del mundo a participar en el proyecto maravilloso que su guru había planeado para que vivieran todos en una comunidad donde pudieran practicar el amor libre, la meditación y el culto a Bhagwan.

Juntos, construyeron una ciudad con lagos, aeropuerto, casas, centros de meditación, comedores y hortalizas a la que llamaron Rajneeshpuram. Pero los habitantes de Antílope, el poblado más cercano, se sintieron invadidos y amenazados.

Para este entonces, el guru había entrado en un periodo de silencio y todos los mensajes que les llegaban a los sannyasins era a través de Sheela. Poco a poco, esta mujer fue adquiriendo popularidad entre la comunidad de meditadores y mucho mucho poder. Al mismo tiempo, la recaudación de fondos en los ashrams que tenían en todo el mundo propulsó a Rajneesh hacia el más desconcertante despilfarro: compró dos aviones y 92 Rolls Royces (el auto más caro de la época), además de ostentar joyas de millones de dólares.

Pero la transformación más fuerte del grupo se dio cuando, debido al descontento de la población local, uno de los hoteles de Osho es bombardeado y  Sheela decide armar hasta los dientes a los sannyasins para protegerse de otros ataques. A partir de aquí, se desata una larga lista de trasgresiones a la ley y al bienestar de los habitantes de las poblaciones aledañas, e incluso invasión a la privacidad de los mismos sannyasins.

Eventualmente, Sheela es desplazada por un grupo de meditadores ultra-millonarios provenientes de Hollywood, provocando que la ahora ex-secretaria, llena de celos, atente contra la vida de varias personas. Sheela termina huyendo de Estados Unidos junto con un grupo de seguidores y Bhagwan, en venganza, hace una rueda de prensa para acusarla públicamente de intento de asesinato, pero las autoridades estadounidenses lo que querían era deshacerse del guru, ya que al hacer esto, desmantelarían todo el culto. Bhagwan trata de escapar pero termina tras las rejas acusado de organizar matrimonios falsos y algunos otros delitos migratorios.

Eventualmente, el carismático líder acepta los cargos y regresa a Puna, se cambia el nombre a Osho y continúa dando enseñanza desde su antiguo ashram. Muere al poco tiempo, pero sus enseñanzas siguen proliferando por el mundo 28 años después.

La docu-serie conformada por seis capítulos y dirigida por los hermanos Mclain y Chapman Way,  está construída con base en un acervo impresionante de pietaje original de los hechos que narra, complementada con entrevistas a personajes clave de la historia entre los que se cuenta a Ma Anand Sheela, quien ahora vive en Suiza y que, a juzgar por su discurso, no se arrepiente de nada.

Ya sea que te la eches de jalón o que vayas poco a poco, Wild Wild Country es una de las joyas de Netflix que no te debes perder.

 

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *