,

Luis Miguel, la serie: Capítulo 11

por Fausto Ponce

Pues resulta que no, no era Marcela la mujer del psiquiátrico en España y Luismi, desilusionado, regresa a México a seguir trabajando en su nuevo disco. Pero no puede sacarse la idea que le dio Alex sobre que El Mossad podría ayudar en la búsqueda de su madre, entonces acude a su amigo Luis Miguel Alemán, quien le dice que su familia ya no tiene ese tipo de contactos.

Por su parte, la disquera lo está presionando para sacar un nuevo disco. La propuesta más sencilla es sacar un álbum de éxitos, pero El Sol se opone rotundamente pues cree que es una estafa a su público. Él quiere sacar un material nuevo y les pide tiempo para pensar en una propuesta.

Mientras tanto en España, un lastimoso Luis Rey se gasta sus últimos centavos en grabar un disco de su autoría, mismo que ofrecerá a las distribuidoras sin éxito, ya que después del chasco de Bosco —el chico que cantaba con playback— la credibilidad de Luis se ha ido completamente a la borda, además de que nadie quiere representar a gente tan mayor.

Erika visita a Luismi de sorpresa y, por primera vez, podemos ver a una Camila Sodi un poco menos sobreactuada que al menos no nos hace sufrir con su presencia en pantalla. Luis Miguel le cuenta lo de El Mossad y que quizá el papá de Fede —que es ex-presidente— podría ayudar, pero le pide que no le diga nada a Fede.

Obviamente, en la siguiente escena, Erika ya le está hablando de Luismi a Fede y éste, que ya se huele desde hace mucho la tensión sexual entre su novia y el cantante, no la deja terminar de hablar y termina la relación.

Entre tanto, en 1986 los problemas entre Marcela y Luis Rey están a punto de reventar. Marcela descubre que su marido ha estado paseando a su amante por todo el mundo en las giras de Luismi y para la gira que preparan no será la excepción. Es entonces cuando Luis Rey amenaza a Marcela de matarla si lo deja.

De vuelta al presente, El Sol tiene la gran idea de hacer un disco de clásicos y para ello le llaman al gran Armando Manzanero. Aunque al principio el representante de la disquera no está muy convencido, en cuanto escucha los arreglos y las canciones en voz de El Sol, todo parece una maravillosa idea y el éxito se vuelve a vislumbrar hacia el futuro.

Luismi trata de hablar con Fede para pedirle que le ayude con lo de Marcela, pero éste ni siquiera lo deja hablar y le cuelga, entonces Micky le reclama a Erika y las cosas se ponen tensas entre ellos,  finalmente, ella habla con Fede y éste accede a hablar con Luis Miguel y, aunque lleno de celos, el corazón de Fede se ablanda y le consigue la audiencia con el Mossad.

En España, Luisito Rey desmantela su oficina, vende lo último que le queda. Está en la ruina y más flaco que nunca: no le queda de otra que ir a pedirle ayuda a su amigo Andrés García, pero él tampoco puede hacer nada.

De regreso en 1986, Marcela visita de sorpresaa Luismi en Argentina, minutos antes de que salga a dar un concierto y, en la escena más conmovedora de todo el capítulo, Micky le canta Marcela a su madre ante el público enloquecido.

La visita no le causa ninguna gracia a Luisito Rey quien, en un acto de absoluta violencia, reúne a la familia para anunciar que Marcela y él se separan y obliga a sus hijos a escoger con quién de los dos quieren vivir. Entonces Micky, de tan solo 16 años, toma una de las decisiones más dolorosas de su vida: escoger a su padre por el bien económico de toda su familia y de su carrera. Al parecer, esa es la última vez que Micky vio a su madre.

Pero todo se paga, y de vuelta al presente, Luisito Rey, completamente demacrado, espera a Luismi en el backstage tras un concierto, cargando una pata de jamón serrano como ofrenda, pero Luismi lo desprecia y Rey se queda solo, abrazando el jamón, su soledad y su pobreza.

Y en la culminación de uno de los mejores capítulos de la serie, Erika y Micky se reconcilian en una escena más o menos así: atardecer, playa, agradecimientos, disculpas, despedidas, lágrimas, arrepentimiento, Cutting Crew, (I just) died in your arms, y un beso que te hará gritar de emoción.

 

2 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *