,

Los increíbles 2: El toque de Brad Bird

por Concepción Moreno

Brad Bird es el responsable de varias maravillas. ¿Recuerdan El gigante de hierro? Es de él. ¿La única película de Misión: Imposible que no es un asco, aquella en la que Tom Cruise trepa un edificio con unos guantes magnéticos? Sí, también de él.

Su mayor creación desde que forma parte de Pixar son Los increíbles, la familia de superhéroes más súper desde los Cuatro fantásticos. Mejores que los Cuatro fantásticos porque Los increíbles están cargados de humor. Pero lo importante no es eso. Es su reflexión sobre una posible vida cotidiana de un superhéroe. Bird, el director, se imagina a su héroe, Mr. Increíble echando panza y yendo al súper (lo único “súper” de su vida) por los mandados de su mujer, otra superheroína en retiro que se dedica a criar niños.

Según nos había dejado la historia de Los increíbles, la legalidad de ser serhéroe estaba en la tablita y la vida doméstica era el destino de los seres con superpoderes. Frozono (cómo se parece a Obama) y Mr. Increíble, siguen siendo mejores amigos. Los niños crecen: a Violeta, la hija de nuestros protagonistas, le gusta un muchacho, y Jack-Jack, el bebé, muestra poderes inusitados.

Al principio de Los increíbles 2 algo sucede que convierte de nuevo a los superhéroes en parias. De nuevo a encontrar refugio en la normalidad.

Hago una digresión para hablar de una novela gráfica. ¿Alguna vez leyeron Marvels, novela gráfica escrita por Kurt Busiek y dibujada por el incomparable Alex Ross? Si no, no importa, se las cuento: es la aventura de los superhéroes contada desde el punto de vista de la gente normal. Todos esos edificios que vemos destrozados en las peleas de superpoderes están llenos de gente a la que no le hace mucha gracia que destruyan su hogar o su oficina.

Esto para decir que Los increíbles 2 toma un poco prestada esa perspectiva. ¿Qué pasaría si, en ese mundo fantástico, los superhéroes tomarán responsabilidad por sus damnificados? Entonces los héroes están prohibidos y tal parece que la historia no tiene salida hasta que llegan un par de empresarios con una propuesta: regresemos a los súperhéroes con una campaña de mercadotecnia que incluya un rescate espectacular.

Por supuesto que Mr. Increíble está más que apuntado. Pero no es él a quien quieren sino a su esposa, la gran Elastigirl. No les hago el cuento largo, el asunto es que lo que ofrecen estos empresarios es casi demasiado bueno para ser cierto y claramente alguien traen una agenda secreta. Desconfía de los que vienen vestidos de cordero.

Elactigirl surge como la heroína que el mundo esperaba. Esta es una cinta de personajes femeninos fiera, como está siendo la tendencia últimamente. Lo celebro.

Si eso fuera la película, sería una aventura floja, digna de un capítulo televisivo de caricaturas. Lo increíble de Los increíbles es Jack-Jack, quien está desarrollando sus poderes y se transforma a cada momento. Mr. Increíble trata de ser un gran padre pero simplemente no encuentra esquina. Entre los poderes del bebé, los problemas amoroso de su hija, y las fracciones y decimales que le enseñan a Dash, el hijo de en medio, ser padre se convierte en labor más agotadora que luchar contra un súpervillano.

Todo es súper en Los increíbles 2. A pesar de que podría considerarse la película más floja de Brad Bird (depende demasiado de las secuencias de acción), la cinta es para no perdérsela. Sea uno padre que vaya con la familia o niño-adulto con ganas de olvidarse un rato del Mundial, Los increíbles 2 no decepcionan. Sin duda la película que no hay que perderse este verano de maravillas.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *