,

Luis Miguel, la serie: Capítulo 8

por Fausto Ponce

Luego del excelente cliffhanger que vimos en el capítulo anterior, el episodio ocho nos arrebata la pasión, y se convierte uno de los más desabridos de la serie. ¿Cambiaron al director? ¿Qué les hicieron a los escritores? En fin…

Por un lado, el Micky de 1989 recibe una llamada durante el porgrama de Verónica Castro, es de su hermano Alex, quien está en Miami pero no se escucha muy contento. Y es que luego nos enteramos que no han hablado desde hace tres meses. Pese a todo, Alex se reencuentra con Luis Miguel durante el cierre de su gira en Las Vegas: Alex desea hablar con Micky sobre su madre pero este último se evade en cada momento.

Luego, en 1984 nos encontramos con un nuevo Micky, bueno más bien se trata de un actor distinto que ha llegado a interpretar a un Luis Miguel puberto (Luis de la Rosa), cuya voz está cambiando. Aquí hay un problema porque en la transición es posible que Luismi se vea afectado, o bueno, más bien su voz.

Por salud, el cantante debe parar un poco su actividad, según recomienda un foniatra. Pero antes de que eso ocurra, Luismi sigue de gira con su padre y su tío, y es aquí donde veremos el despertar sexual del cantante, y todo gracias a su padre, quien le manda una prostituta a su cuarto, mientras aquél se acuesta con la supuesta tutora de El sol.

En esta misma época, Marcela está teniendo problemas con su embarazo, sin mencionar que comenzará a oler las infidelidades de su marido.

En 1989, Micky y Alex se encuentran a su tío Jaime, un empresario de mucho dinero quien los invita a Aspen. Es él quien le dará el dinero necesario para que salde su dueda con Hacienda.  Sin embargo, queda pendiente el asunto de su madre: Micky no se atreve a buscarla y Alex le exige que lo haga. Como detalle curioso, Jaime tiene una hija llamada Erika (Camila Sodi), con quien tiene un crush desde hace tiempo.

También en 1989, vemos como Luisito Rey emprende un nuevo negocio: Una disquera. Cree que todos querrán firmar con él pero la realidad es que sólo están ahí por Micky. Luisito se ha encargado de hacerle creer al mundo que él y su hijo se llevan de maravillo y que harán algo juntos.

¿Qué le pasó a este episodio? Todo… el nuevo Luismi se ve un poco deslucido, el drama raya en lo mediocre y en la intrascendencia y las actuaciones en general están pésimas; el personaje de Camila Sodi debe ser una adolescente y la actriz no puede esconder que ya no es una jovencita. Pasan muchas cosas pero nunca llegan a explotar, son como llamaradas de petate que se apagan rápidamente y pasan sin pena ni gloria…

 

 

1 reply
  1. María Inés
    María Inés says:

    Hola mi @faustoponce. Es la primera vez que veo un capítulo de la serie sin leer antes tu reseña.
    No puedo estar más de acuerdo en los comentarios.
    Aunque el puber Micky se asemeja bastante a Luis Miguel, está desangelado, como muy frágil.

    Me gustan tus reseñas. Eres un gran periodista.

    Saludos

    Responder

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *