,

Lo bueno y lo malo sobre la proyección de Dragon Ball Super

Amás de 30 años de la creacion de la saga, Dragon Ball es más fuerte que nunca. Así lo demostraron los miles de fans que atiborraron diversas plazas públicas a lo largo y ancho del país el pasado sábado 17 de marzo, luego de una controversia sobre los derechos de transmisión.

Es impresionante el fenómeno cultural Dragon Ball que, prácticamente a través de la misma fórmula, sigue enganchando a los espectadores quienes a lo largo de los años seguimos viendo a Gokú enfrentar a villanos que casi casi son iguales los unos a los otros pero cada vez más poderosos, y aún así, vivirlo como su fuera la primera vez.

Hace algunas semanas, luego de casi 10 años de no ver nada de Dragon Ball —porque me parecía que se estaba repitiendo—, me tocó ver el capítulo donde Gokú conoce a Zeno-sama y me enganché durante todo el episodio. La serie no ha perdido el toque, aunque no me parece que la posea una narrativa profunda, pero es tema aparte.

La proyección de la serie en plazas públicas constituye un gran logro para los fans y un motivo de fiesta para la cultura pop. Sin embargo, no habla muy bien de los gobiernos locales que la promovieron por las siguientes razones:

  1. Resulta absurdo —y hasta parece un mal chiste—, que comenzaran a planear las proyecciones sin antes haber pedido permiso a la empresa poseedora de los derechos de transmisión, en este caso Crunchy Roll, de tal manera que la productora Toei Animation tuvo que lanzar un comunicado.
  2. Cuando los gobiernos locales anunciaron que ya les habían aprobado la proyección del capítulo 130 de Dragon Ball Super, parecía que habia sido un gran logro, equiparable al éxito de un programa social.
  3. A las autoridades locales les faltó decir: “Porque ustedes lo pidieron… nosotros cumplimos”. Ok, cumplieron con Dragon Ball Super, y… ¿eso se traduce en bienestar para los ciudadanos? ¿Qué hay de la seguridad, la infraestructura, etc… ? ¿Y las políticas culturales?
  4. Y por último: ¿Cuánto se gastaron los gobiernos en el evento? La serie es muy entretenida, como lo dejaron ver los fans pero… ¿el gasto es justificable?

Bien por la saga de Dragon Ball, bien por los fans… pero pésima actitud para los gobiernos que se subiern al barco de “Pan y circo para el pueblo”. Ya quiero ver si responden igual si fuera la misma cantidad de gente pidiendo el cumplimiento de las obligaciones de los respectivos gobiernos.

Por ahora, sólo resta decir, larga vida a Dragon Ball y por su puesto, a Gokú.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *