Snapchat a punto del colapso

Hace unos días, Snapchat hizo efectiva la renovación de la plataforma, una noticia que ya se esperaba desde finales del año pasado. Se trata de un intento desesperado por darle un giro a la aplicación, que gradualmente pierde terreno frente a poderosas pirañas tecnológicas como Instagram y Facebook.

Conocí Snapchat en 2013 por un buen amigo que estaba estudiando una maestría en Australia. Allá, como en Japón y Estados Unidos, esta aplicación móvil ya era una sensación entre los jóvenes. Aquí en México apenas se conocía y solamente algunas personas la utilizaban.

Esta red social se lanzó al mercado en septiembre de 2011 y es una creación de tres estudiantes de la Universidad de Stanford, Evan Spiegel, Reggie Brown y Bobby Murphy.

Lo fascinante de este desarrollo es la inmediatez de poder compartir imágenes y videos (Snaps) pero con un tiempo de duración limitado, es decir, estas publicaciones no se quedan guardadas en la plataforma. También fue la compañía que trajo al mundo los famosos filtros fotográficos

Estas ideas revolucionaron la forma de interactuar en redes sociales y hoy muchas plataformas son una copia de estas innovaciones que hizo Snapchat. Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, intentó comprar por primera vez Snapchat en 2013 por 3 mil millones de dólares, después lo seguiría intentado sin éxito hasta que  se cansó y mejor decidió “robar” sus funciones para adaptarlas a sus servicios de Instagram, WhatsApp y Messenger.

En 2015, un estudio en Estados Unidos colocó a Snapchat como la red social más popular entre los jóvenes por encima de Instagram, Twitter y Facebook. Un año después la empresa lanzó los Spectacles, unos lentes de sol que se sincronizan con el teléfono inteligente para grabar videos desde un ángulo en primera persona. De acuerdo con el sitio de noticias Business Insider, estas gafas fueron un fracaso comercial y poco a poco se han ido quedando en el olvido.

Cuando mi buen amigo me hablaba de Snapchat antes de todo este crecimiento y de que estallara su boom en México, yo era un escéptico de su alcance, y es que como con toda red social, si no tienes personas con quien interactuar la cosa se vuelve aburrida y sin chiste. Seguí en mi papel de escéptico hasta que un compañero de trabajo me convenció de que debía descargar la app en mi celular.

Accedí para experimentar y jugar con los filtros en 2015, aún Instagram no copiaba las funciones de Snapchat y digamos que todavía conservaba su personalidad. Lo que me gustaba, además de los filtros y la no permanencia en la nube de los contenidos, eran las publicaciones de noticias y la información de los medios especializados. Compañías como Mashable, IGN y National Geographic, crean materiales exclusivos para Snapchat. A pesar de estas ventajas seguía sin tener tantos conocidos para usar la aplicación, pues prácticamente todos mis amigos y conocidos utilizan Facebook, Instagram y WhatsApp.

Por más que traté de convencerme de que Snapchat debería tener una larga vida, con el tiempo fue perdiendo mi interés al grado de que se volvió una app inservible, que gradualmente pierde usuarios por la penetrante competencia de otros productos que ofrecen las mismas o nuevas experiencias interactivas.

Las críticas contra la nueva actualización son golpes contundentes de quienes en 2018 siguen siendo sus fieles seguidores. Una de las principales molestias es el cambio de la interfaz que separó el contenido en dos: del lado izquierdo de la pantalla están los amigos y del lado derecho los perfiles de famosos mezclados con el contenido mediático.

Los usuarios han solicitado a Snapchat retirar este cambio y regresar al formato anterior, incluso se generó una petición en Change.org para que la empresa retire la actualización. Otras personas descubrieron una ruta para desinstalar la app con una serie de movimientos para recuperar la vieja versión.

En medio de esta polémica, la empresa también lanzó un mapa en línea que se puede consultar gratis desde cualquier dispositivo con conexión a internet y que permite ver las publicaciones en tiempo real que se hacen en  todo el mundo, esto sin la necesidad de tener una cuenta. La herramienta está buena para monitorear conciertos o eventos deportivos, sin embargo, parece que la lucha en solitario que enfrenta Sanapchat desde su trinchera contra la competencia está por colapsar.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *